Design a site like this with WordPress.com
Get started

Terraplanismo y otras creencias estúpidas (Porqué y Cómo combatirlas)

(El día que se editó este escrito se conmemoró la muerte de la persona que me enseñó a desarrollar el pensamiento crítico. Parte Español, parte Italiano, mi abuelo me enseñó como he mostrado en otra entrada de blog, desde que los dinosaurios existieron y fueron fenomenales, hasta que lo enseñado en los cultos religiosos debía ser cuestionado porque contravenía el conocimiento científico. Hoy le dedico mis éxitos y el episodio de podcast que enseñará a combatir las creencias conspiranóicas.)

La escena es clara: Un grupo de personas protestando (o protestantes, veremos porqué es que casi el 100% de ellos va a caer en la descripción) en contra de las antenas 5G, las vacunas, o en un rally de tierra plana; acusan al resto del mundo de pertenecer a una conspiración global (como Project Manager os puedo asegurar que es súper difícil poner de acuerdo a 5 personas, imaginad a millones bajo diferentes gobiernos), formar parte de un grupo “Iluminado”, pertenecer al régimen de Bill Gates (sic), estar controlados por los medios (cuando ellos creen ser libres mentales y no se dan cuenta que son controlados por… LOS NUEVOS MEDIOS: YouTube, Facebook, Twitter, y los algoritmos que reflejan a la persona frente al monitor para reafirmar sus creencias, lejos de enfrentarlas a puntos diferentes de vista, pues cuando las redes lo hacen, es sólo para contrariar y causar división y polémica que al final va a llevar al protagonista a creer que ha ganado, reafirmando su sesgo de confirmación, ni siquiera por él mismo, sino por los algoritmos de la red en turno.

Las redes sociales han impactado de una manera colosal en la vida. Se están produciendo considerables paradojas. Mientras en nuestros dispositivos móviles contamos con la mayor información asequible en toda la historia humana, la desinformación impregna la vida cotidiana.

Hoy en día, tomando noción que la información es el bien más preciado con el que contamos, hay un elemento que escasea y juega un rol fundamental en toda esta historia: el contar con la capacidad para filtrarla, analizarla y darle valor a la misma. Estamos ante la presencia de un sustancial, y muy peligroso, oxímoron.

La Tierra Plana como un símbolo de disidencia Ignorante frente a la Evidencia

Hace más de 2 milenios, Eratóstenes, un extraordinario astrónomo y matemático, tomó conocimiento de algo muy curioso. Siendo director de la biblioteca de Alejandría, encontró en un papiro que cada 21 de junio, al mediodía, los rayos de Sol caían de manera perpendicular en la ciudad de Siena, lo cual provocaba que cualquier estaca vertical no producía sombra.

Eratóstenes se percató que en ese mismo instante, en Alejandría, esta situación no se presentaba, sino que cualquier obelisco produciría una sombra respectiva. No sólo llegó a la conclusión que la manera en que este fenómeno podría llegar a producirse era a través de una superficie curva sino que, además, con tan sólo saber la distancia entre ambas ciudades, papel, pluma y un extraordinario ingenio, determinó con un simple cálculo matemático el tamaño de la Tierra.

Dos milenios después de aquel singular acontecimiento, otra de las contundentes pruebas de la esfericidad de la Tierra se obtuvo a partir de la primera imagen de nuestro planeta capturada desde el espacio como resultado del lanzamiento del cohete V2 en el Siglo XX.

Últimamente, desde hace unos años a la actualidad, una nueva línea de pensamiento pseudocientífico ha emergido al compás del crecimiento de las redes sociales: el terraplanismo. Vale decir que se trata de uno de los más claros y concretos ejemplos de esta nefasta “era de la posverdad” en la que nos encontramos inmersos.

Se trata de un movimiento en el cual sus adeptos y fieles creyentes, sin fundamento alguno, dan por tierra (nunca mejor usada la expresión) con el conocimiento que como humanidad fuimos construyendo y cotejando a lo largo de 2 milenios. Es más; no solamente hacen caso omiso a esto último (lo de chequear información entre pares, instituciones, naciones, grupos de trabajo) sino que, paradojalmente, ejercitan su derecho de opinión desde el más absoluto desconocimiento de la física, la matemática, la astronomía, por mencionar algunas áreas del saber humano.

Los adeptos al terraplanismo muestran un claro desconocimiento de conceptos físicos y astronómicos. Esto no es un problema en sí mismo sino la desfachatez con la cual, existiendo esta situación, debaten sin tapujo alguno sobre cuestiones como los motivos por los cuales se producen los eclipses solares y lunares, la manera en que medimos las distancias a otros objetos del Universo o por qué el agua de los océanos se encuentra adosada a la corteza terrestre y no “cae” (en ese caso, me pregunto hacia dónde). Basta con indagar sobre el concepto que poseen sobre la Antártida para tomar noción de lo que estamos tratando.

Centenares de argumentos podríamos ofrecer para mostrar lo literalmente increíble que resultaría vivir en una “Tierra Plana”. En ella, la Luna no podría ser observada al mismo tiempo tal cual la observan personas en ambos hemisferios terrestres. La circunnavegación de los mares y rutas en el espacio aéreo no serían posibles tal cual se realizan, en el primero de los ejemplos, desde hace milenios. La mera observación a diario del Sol y la Luna no se correspondería con lo que apreciamos cotidianamente.

Desde ya que los terraplanistas tienen el suficiente coraje para dar respuesta a cada uno de estos fenómenos y, en caso de no poder ofrecerlo, dan lugar a la posibilidad de continuar con sus investigaciones a fin de obtener las respuestas necesarias. Y he aquí uno de los grandes inconvenientes con el que se encuentran: obviamente, sin un modelo físico-matemático apropiado, al momento de intentar dar respuesta a un fenómeno, invalidan con ello otro existente. En otras palabras, si un modelo me permite dar respuesta al por qué de tal observación, dicho modelo contradice un segundo fenómeno.

Podría decirse que hay dos tipos de terraplanistas, los religiosos a secas, y los conspiranóicos creyentes de cuanta mamada se les ponga enfrente.

A los primigenios, les mueve su afán por demostrar que la Biblia tiene razón. Si no la tiene se ven perdidos. Pero es que la Biblia no solo afirma cosas absurdas sino que se contradice a sí misma constantemente. Ya lo analizaremos más adelante con lujo de detalle. Por ejemplo:

Después de esto, vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno, ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Apocalipsis 7:1

Crecía este árbol, y se hacía fuerte, y su copa llegaba hasta el cielo, y se le alcanzaba a ver desde todos los confines de la tierra. Daniel 4:11

En Isaías 40:22 dice que la tierra es circular, es decir, plana: “Hay alguien que vive por encima del círculo de la tierra”.

Job 26:7 dice que la tierra flota en el espacio: “Él extiende el cielo del norte sobre el vacío, suspende la tierra sobre la nada”.

Algunos pretenden usar el argumento falaz de la “forma poética”. Forma poética mis cojones, para escribir poesía no es necesario mentir. Ejemplo contundente es Carl Sagan:

A los añadidos, les parece que todo es un montaje, que la gente está engañada en todo, tal vez para sentirse más listos (Dunning Krueger). Pero es quien los engaña en lo fundamental, quien ha creado estas conspiranoias para tenerlos distraídos con supuestos engaños distractivos, quien se los lleva al huerto con sus falacias y “deslumbrantes” “razonamientos”.

No hay una razón concreta para pensar que hay razones para que alguien les mienta al respecto, solo que han de inventar razones para poder mantener su falacia (la gente del primer grupo) y el conspiracionismo vende, sobre todo para quien se quiere sentir superior (la gente del segundo grupo), porque, en realidad se siente inferior, entre otras cosas porque sabe que tiene poca cultura. Eres una persona con poco conocimiento, y te dan la oportunidad de creerte que sabes algo especial, algo en que mucha gente está engañada y que, precisamente, te cuelan porque no te enteras de cosas básicas…

La Tierra Plana es Materia Bíblica, Así veían los hebreos al universo

En general, para la cosmología hebrea veterotestamentaria (del viejo Testamento –VeterosTestamentos), el mundo en el que habitamos es un disco plano (Khug) cubierto por una cúpula. Algo así como los platos con tapa que utilizamos para guardar una torta, un pie de limón.

Por supuesto, en todos los pueblos antiguos hubo cosmologías pre-científicas, mesopotámicos, egipcios, mayas, nativos americanos o los pueblos del valle del río Indo. Todos explicaban su universo con cosmologías pre-científicas La visión Griega del mundo fue la primera en incluir un sentido lógico e incluir razonamientos que pudiesen modificar las concepción del mundo. De esta manera no era una concepción estática como la Biblia hebrea u otras cosmologías del Mediterráneo. La cosmología griega fue elaborada por Aristóteles (384–322 A.C.) y Tolomeo (83–168 D.C.), según los métodos de observación avanzaron se fueron desechando las inexactitudes de la visión del mundo griego. Galileo expuso nuevos conceptos, que a su vez se modificaron y crearon un cuerpo de conocimientos en el que han trabajado numerosos científicos en los siglos siguientes.

Los antiguos hebreos concebían un cosmos centrado en la Tierra mientras que el Sol, la Luna y las estrellas eran pequeños objetos situados debajo de una cúpula sólida, o firmamento (en hebreo, raquiasostenido por pilares o columnas. La Tierra misma era circular y plana. Todo — estrellas, Sol, Luna, Tierra y sus habitantes — fueron creados en su forma actual en tan solo seis días. También consideraban la historia del diluvio y el arca de Noé como un hecho histórico. A falta de la tecnología apropiada y de una metodología científica no es de extrañar que tales creencias existiesen.

Debajo de este disco se encuentra el Seol (esto es, el lugar de los muertos, que no necesariamente el infierno, más cercano a como los griegos entendían el Hades, en todo caso) y las llamadas “aguas profundas”.

Por fuera de la cúpula, había aún más agua (las llamadas “aguas superiores”) y, por encima de ésta, los llamados “altos cielos”, el “cielo de cielos”, donde mora Dios. Los conceptos del ciclo del agua, atmósfera, exósfera, espacio profundo, etc. Simplemente le eran desconocidos a esta tribu nómada del medio oriente, cuya especialidad no era el pensamiento crítico ni la razón, y no se les culpa, en esa época antigua era difícil tener un pensamiento científico real, pero de cualquier manera, los hebreos quedaban lejos cuando se trata de medir la curiosidad científica frente a sus coetáneos.

Otra noción errónea en la que era evidente su ignorancia sobre el universo era suponer que el cielo es una gran bóveda de cristal en el que las estrellas están incrustadas, falta de observación y medición, le llamaremos.

El “firmamento” era considerado como el espacio de separación entre las “aguas superiores”, más arriba de los cielos, y las “aguas inferiores”, de las profundidades, incluidos los océanos.

La cúpula de la tierra se consideraba como asentada sobre pilares, llamados “fundaciones” o “cimientos de la tierra”.

Ahora bien: en la cúpula hay una serie de ventanas, escotillas o puertas desde las que cae la lluvia (esto es, las aguas superiores). El ejemplo más famoso de la apertura de estas puertas es, desde luego, el diluvio de Noé, en el libro del Génesis. El ciclo del agua no era estudiado, no había sido descubierto, es más, ni siquiera cuestionado porque es más fácil pensar que un mago juega con ventanas invisibles, que darse cuenta de cómo se forman las nubes y medir la cantidad de veces que llueve cuando está nublado. Niños de 4 años pueden entender esto, pero pastores de cabras semi-analfabetas de la edad de bronce de 35 años casados con niñas de 11 no podían deducirlo.

Por último, en lo profundo de la tierra estaba el Seol. En general, se supone que la palabra “Seol” procede de una raíz hebrea que significa, “hundido”, o “hueco”. En consecuencia, se asume que el Seol es una cueva, o un lugar bajo de la tierra.

En la Septuaginta (la versión griega del Antiguo Testamento) se le tradujo como Hades, mientras que en la Vulgata, como Infernus.

Sin embargo, la palabra “Seol” se utiliza, en un sentido muy general, para referirse, en la escatología veterotestamentaria, al reino de los muertos, tanto de los buenos (Génesis 37:35) como de los malos (Números 16:30).

En cierto sentido, se puede entender al Seol como “infierno” tanto como “limbo” en el que reposaban los justos antes de la muerte y resurrección de Cristo.

Pero como este limbo de los justos desaparece después del descenso de Cristo a los Infiernos, en el Nuevo Testamento el Seol siempre está referido al infierno de los condenados.

Sin embargo, al igual que con la mayoría de los conceptos y nociones bíblicas vinculadas a la escatología y la cosmogonía, hay debates a propósito de la interpretación de estos pasajes.

La defensa religiosa a la esfericidad de la tierra va contra el trasfondo bíblico

Salta siempre que el único libro al que lo defienden hordas de orcos creyentes inventando cosas como la exégesis y adaptando la filosofía para que su texto de la edad de bronce haga sentido o sea interpretable, claro, siempre a conveniencia, es la biblia. Miles de escritos en análisis y defensa de un texto obsoleto al que no quieren simplemente ver como lo que es, un compendio de mitología y escritos hechos cuando el humano no sabía siquiera que pasaba con el sol por las noches. Y precisamente tanto intento de defensa por no dejar ir al baúl de la mitología a un texto que evidentemente nació en esas condiciones, llevan a muchos defensores de sus propias creencias a intentar adaptar lo que dice ahí para que parezca lógico, y, a veces, penosamente quieren hacerlo parecer hasta científico o adelantado a su época. Pasa con esto del terraplanismo, y lo más curioso es que hay dos vertientes de defensores bíblicos, los que simplemente se refugian en la ignorancia y aceptan con brazos abiertos la idea de una tierra que “se sostiene sobre la nada” (Sic), “con cuatro esquinas” además visibles desde una montaña o árbol muy altos, o que tiene 4 pilares sosteniéndola, y una cúpula con ventanas que pueden ser abiertas a capricho de un mago barbón psicópata; y otras cosas como la “expansión de las aguas”, “el Sheol” en las profundidades, “los confines (sic) de la tierra”, y hasta un dragón viviendo en lo más profundo (siempre hay dragones pendejos haciéndose notar en las histórias bíblicas), y los que a pies-juntillas ven el texto arcaico y tratan de justificarlo de la “mejor” manera posible, esos mismos que citan a Isaías y a Job con el Círculo de la tierra (Khug o מעגל). Y aquí hay varias traducciones o aceptaciones de una palabra en síntesis simple, sin mayor campo de análisis:

¿Cuáles son los textos más empleados por los creyentes religiosos que sostienen que la tierra es esférica y así lo dice el librejo?

Veamos lo que dice, por ejemplo, la Watchtower:

“La ciencia ha avanzado muchísimo en las últimas décadas: viejas teorías han cedido el paso a otras más novedosas. Lo que en su día se admitió como verdad ahora tal vez se considere falso. Tanto es así que no dejan de revisarse los libros de ciencia.

La Biblia no es un tratado científico, pero cuando toca aspectos de este tipo se destaca no solo por lo que dice, sino también por lo que no dice.

[…]

Hace tres mil quinientos años, la Biblia declaró que la Tierra colgaba “sobre nada” (Job 26:7). En el siglo VIII antes de nuestra era, Isaías aludió claramente al “círculo [o esfera] de la tierra” (Isaías 40:22). Una Tierra esférica que flota en el vacío sin nada físico o visible que la sustente… ¿no parece un concepto increíblemente moderno?”

No, no es un concepto “moderno”, más bien parece posmoderno por el alud de incosistencias que incluye y el peso de la opinión sobre la evidencia.

Job 26:7

Él extiende el norte sobre vacío,. Cuelga la tierra sobre nada
La tierra no “cuelga sobre la nada” (sic) y no olvidemos lo que convenientemente omiten los que citan este texto por lo ridículo que es “El extiende el norte sobre vacío”:

Para empezar “La nada” es un concepto tomado a mal sobre todo cuando hablamos de astrofísica. La “nada” es un concepto obsoleto, estamos estudiando la materia y energía oscuras.

“La nada es la ausencia de todo lo que “allí podría haber”. Es un concepto filosófico, característicamente vago. Sin embargo, el vacío es un concepto físico: es algo observable. No es la nada, y para colmo, no está vacío. Sabemos que el campo de Higgs (un campo cuántico relativista que describe el bosón de Higgs) permea el vacío. Interactuando con este (no) vacío, las partículas elementales adquieren su masa. Pero no es este un asunto que nos permita presumir de entenderlo perfectamente ni a los dedicados a las ciencias”. Nos dice el veterano físico teórico Álvaro de Rújula, quien ha trabajado en universidades como la Complutense y Autónoma de Madrid, Harvard, Boston, además de centros de investigación como el ICTP en Italia y el CERN en Suiza.

Ahora, reitero, la tierra no “cuelga”, está siendo atraída, o “cayendo” para que lo entiendan los creyentes, hacía el Sol, pero su enorme velocidad orbital y la distancia evitan, por ahora, que sea absorbida por el astro. ¿Poqué no chocan directamente con El Sol? ¿Dios?

Los planetas sufren la fuerza de gravedad que los atrae hacia el Sol, pero no se estrellan contra él, nunca mejor dicho, porque esta fuerza cambia la dirección de su movimiento y hace que giren en órbita a su alrededor. Si no existiera esta fuerza, los planetas seguirían su movimiento inicial en línea recta, alejándose del Sol, por su inercia, como una piedra lanzada por una honda. Si inicialmente los planetas hubieran estado quietos, o moviéndose muy despacio, sí se hubieran estrellado irremediablemente contra el Sol. Así que la respuesta a la interrogante es que los planetas no chocan contra el Sol porque se mueven justo con la velocidad adecuada (30 kilómetros por segundo en el caso de la Tierra) para que la gravedad del Sol contrarreste la inercia. Y no, no alcanzaron esa velocidad porque dios haya planeado la vida en la tierra, porque ya sé para donde tratan de desviar todo los creyentes.

Entonces, ¿cómo se llegó a ese equilibrio? En el pasado, el material que actualmente forma los planetas estaba más alejado, formando una nube de gas y polvo. Como el resto de la galaxia, estaba en rotación, pero se movía más despacio. Por ello, fue cayendo hacia el Sol, pero debido a una ley de la física que se llama conservación del momento angular, a medida que se iba acercando al Sol iba girando más y más deprisa (como un patinador que, al encoger los brazos, gira sobre sí mismo más deprisa). Una parte del material de la nube, efectivamente, acabó chocando contra el Sol, y otra parte escapó hacia el espacio. El material que hoy forma los planetas es el que tenía la velocidad justa para quedar en equilibrio, primero formando un disco aplanado en rotación, y después distribuyéndose en planetas en órbita permanente alrededor del la estrella.

Y cerrando este análisis, no puedes extender el norte sobre el vacío. Para empezar ¿Qué vacío? (Estaaaa) pero honestamente, es una frase sin sentido semántico lógico. El norte es un punto cardinal. Los puntos cardinales son los cuatro sentidos que conforman un sistema de referencia cartesiano para representar la orientación en un mapa o en la propia superficie terrestre. Mientras que el vacío que se traduce como la nada y no tiene otra explicación es un concepto arcaíco y más bien inexacto, que ya explicamos, ¿Cómo extiendes un punto de referencia sobre algo que no es algo?

Isaías 40:22

El siguiente texto que usan frecuentemente y que además va a ser destrozado aquí, para que tomen nota y lleven la próxima conversación con los TJ’s hacia este tema, y sepan como tronarles en cara el texto, es el famoso Isa 40 (parece el nombre de un isótopo radioactivo pero no lo es).

— — — — — — — — — — — — — — — — — /o-o\ — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Aquí la biblia dice damas y caballeros (Isa 40:22) “El que se sienta sobre el círculo de la tierra, Cuyos habitantes le son como langostas; Que extendió los cielos como un velo, Y los desplegó como tienda que se habita”; La Biblia de las Américas traduce, “Él es el que está sentado sobre la redondez de la tierra”. La palabra que se usa para círculo o redondez en hebreo es Khug. Además vamos a detenernos un momento a pensar, a razonar damas y caballeros, que si dios se sienta es porque

a) Se cansa

b) Tiene nalgas.

Khug es una palabra hebrea que se traduce también como disco, aro, y en ocasiones se usa para bóveda, no como la bóveda del banco, esa donde el narco y el partido político en turno, entiéndase Morena guardan el dinero robado, sino una forma abovedada que incluye en el contexto bíblico los conceptos de “arriba y abajo”, sabemos que en el universo no hay arriba y abajo, pues son una percepción del observador asentado en una masa física, es decir, tú en la tierra o en Marte, parado sobre el suelo, atraído por las fuerzas gravitacionales, percibes un abajo, hacia el centro de gravedad del planeta sobre el que te encuentras parado; y un arriba, fuera de ese planeta. O sea, imaginen que el texto dice que dios se está sentando sobre un disco, o aro, es decir, se está sentando en el excusado para cagar, lo que nos lleva a

c) dios caga, damas y caballeros. y

d) su máxima obra es entonces, ergo, una cagada damas y caballeros.

Pero cuntinuemos con el análisis del texto: Cuyos habitantes le son como langostas; (Numerosos, lo cual nos dice que dios es incapaz de contar a los habitantes de la tierra, porque o es pendejo o no tiene el poder de contar con una simple ecuación; y Que extendió los cielos como un veloY los desplegó como tienda que se habita”. Significa que, después de hacer todo su cagadero, dios le puso una mantita encima para taparlo, lo cual nos lleva a la conclusión, damas y caballeros, de que dios es un gato.

— — — — — — — — — — — — — — — — — /o-o\ — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Proverbios 8:27

Cuando estableció los cielos, allí estaba yo, Cuando trazó el círculo (Khug) sobre la faz del abismo.

Sería repetitivo analizar este también, porque básicamente repite las mismas mamadas que el anterior, pero vamos…

Nuevamente contextualicemos la errada semántica del texto. Para trazar un “círculo” veamos la definición de trazar: “Dibujar cierta cosa mediante líneas”MEDIANTE LÍNEAS. No sé si era Maya o que sistema de diseño usaba ese dios sin una Mac para poder “trazar” una esfera a partir de líneas. Y repito, el texto además sigue hablando de “la faz del abismo” que suena más a nombre de película de Alex De La Iglesia que a un concepto válido. Un abismo es por definición, un agujero, un precipicio o lugar de gran profundidad en el que no puede verse el fondo. Para que sea un precipicio, debe ser un lugar al que se pueda caer, y para poder “caer” debe estar sujeto a las leyes de la gravedad en su entorno, en un cuerpo planetario o estelas con centro de gravedad permanente. O sea que según la biblia, “Jiová” dibujo un circulito sobre un agujero, ergo, la traducción de khug no es aplicable para una esfera, es como la tapa circular de la olla en la que tu mamá hizo el estofado del Jueves.

EL Starter Pack (Otras creencias/Estudios que demuestran que son creyentes)

En una escena de la película ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, obra maestra de Stanley Kubrick, Jack D. Ripper (un general norteamericano que ha ordenado por su cuenta y riesgo un ataque nuclear contra la Unión Soviética) explica por qué solo bebe “agua destilada, agua de lluvia o alcohol puro” a Lionel Mandrake, un coronel de la Fuerza Aérea Británica al borde de un ataque de nervios. Le habla de la fluoridación del agua, y cómo esto es supuestamente un ataque comunista.

Cuando se estrenó la película, en 1964, los beneficios sanitarios de la fluoración del agua estaban superdemostrados, hasta el punto de que las teorías de la conspiración antifluoración eran tema de burla. Lo que es muy evidente es la necia necesidad de siempre tener a mano un florete de conspiraciones relacionadas entre sí -o no-, para querer explicarse el mundo con un aire de conocimiento que es visto más bien con desdén desde la verdadera comunidad que hace las investigaciones y revisiones pertinentes para entenderlo. La lista de conspiraciones que conforman este “starter Pack” es inmensa, pero puede crecer conforme a lo que nos comenten durante el episodio en vivo.

Antivacunas

Falso Alunizaje

5G

Microchips de control

Big Pharma

Homeopatía y naturismo

Algunos no son religiosos cristianos, pero sí creen en el aura, ley de atracción energías, chakras, reiki, etc. Aunque no son los más.

Aborto como método de control poblacional

Alienígenas Ancestrales (Sí, vamos a tener un episodio sobre esta hipótesis tan atractiva y su creador, Erick Von Daniken)

Reptilianos

Chemtrails

Conspiraciones Globales, Nuevo Orden Mundial, Iluminati, Agenda 2030, etc. (y estas van ligadas a otras como la del 5G, las vacunas, las orientaciones políticas, el aborto, etc.) Ojo, no quere decir que estemos de acuerdo con toda la ideología progre, pero la forma de cuestionarlos NO es desde la ignorancia y la superstición.

Falsedad de los dinosaurios y el registro fósil

Negacionismo climático

Necios, Iletrados, y Problemáticos. La ignorancia como bandera. (No puedes convencer a uno de estos idiotas y ser Antivacunas es un problema de salud)

Parafraseando a Diego Bagú, astrónomo de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata, docente y divulgador: Es momento de explicitar claramente cuál es el verdadero y grave problema en todo esto. No es el terraplanismo, sino la filosofía que se encuentra detrás del mismo. Aquí el enemigo es la posverdad. No es casualidad que sus adeptos, en un alto porcentaje, creen fervientemente en que la llegada del hombre a la Luna es un fraude, en la no importancia de las vacunas e incluso en la ingesta de dióxido de cloro con fines saludables. Referentes de opinión pública dieron prueba de ello, con un total desprecio por la medicina y la salud pública.

Sin fundamento alguno, es preocupante como más allá de su creencia en la planitud de la Tierra, lleva a pensar que tal manera de construir un “razonamiento”, una idea, podría tranquilamente extrapolarse a la no importancia de las vacunas, uno de los principales instrumentos de la sociedad para erradicar las grandes pandemias mundiales.

La fortaleza del conocimiento humano radica en la construcción del mismo paso a paso, a partir de peldaños sólidos en los cuales apoyarnos para seguir avanzando. Tengamos la capacidad del discernimiento.

En un artículo para el País de Javier Salas se lee por Título: “No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte”.

Negar que la Tierra es esférica es el caso más extremo de un fenómeno que define esta época: recelar de los datos, ensalzar la subjetividad, rechazar lo que nos contradice y creer falsedades propagadas en redes

Hay gente que cree que la Tierra no es una esfera achatada por los polos, sino un disco. Que la Tierra es plana. No es analfabetismo a la antigua: estudiaron el Sistema Solar y sus planetas en el colegio, pero en los últimos años han decidido que todo eso de “la bola” es una gigantesca manipulación, es un nuevo analfabetismo científico, voluntario, congregado, y difundido en redes. Detrás de esto un problema de análisis mayor es aquel de las redes sociales donde sólo te muestra contenido que reafirme tus sesgos y cuando presenta contenido contrario, es para generar polémica que lleve a comentarios, likes, etc. cuyo único propósito es visibilizar los “posts” y obtener clicks, para generar ganancias. La división y polarización son fuentes de ingresos enormes para las empresas de social media, pero es un tema tan extenso que nos llevará en el futuro un episodio dedicado a ello.

De vuelta con el tema, al observar los mecanismos psicológicos, sociales y culturales que les llevan a convencerse de esta gigantesca conspiración se descubre una metáfora perfecta que resume los problemas más representativos de esta época. Aunque parezca medieval, es muy actual.

Rechazo de la ciencia y los expertos, narraciones maniqueas que explican lo complejo en tiempos de incertidumbre, entronización de la opinión propia por encima de todo, desprecio hacia los argumentos que la contradigan, difusión de falsedades gracias a los algoritmos de las redes… Está todo ahí. “Es el caso más extremo, el más puro”, resume Josep Lobera, especialista en la sociología de los fenómenos pseudocientíficos. Cada flaqueza o actitud de este colectivo está presente de algún modo en muchos de los movimientos políticos, sociales y anticiencia que han irrumpido en nuestros días. Y no nada más pasa de un lado, es bilateral, quiero decir, entre facciones políticas. No nada más se manipulan datos e información desde el conservadurismo (Saludos Agustín) sino también desde el liberalismo progresista a lo Netflix.

“Nace de la desconfianza en el conocimiento experto y de una mala manera de entender el escepticismo”, afirma Susana Martínez-Conde, directora del laboratorio de Neurociencia Integrada de la Universidad Estatal de Nueva York. Los estudios sobre terraplanistas y otras teorías de la conspiración indican que ellos creen ser quienes están actuando con lógica y razonando de forma científica. En muchos casos, terminan atrapados en la conspiración tras intentar desmontarla.

“¡Investígalo por ti mismo!”, se animan unos a otros, según recoge la investigadora Asheley Landrum, de la Universidad Texas Tech, que presentó hace dos semanas el resultado de sus investigaciones sobre los terraplanistas en la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia. La primera diapositiva de su conferencia es una imagen de Copérnico, padre de la idea de que la Tierra orbita alrededor del Sol, reconociendo que estaba equivocado tras pasar cinco horas viendo vídeos terraplanistas en YouTube. Porque según Landrum y su equipo, que estudia estos fenómenos en el proyecto Creencias Alternativas, YouTube es la clave. Todos los terraplanistas se hacen terraplanistas viendo a otros terraplanistas en YouTube. Y una vez forman parte de esa comunidad es casi imposible convencerles de su error, porque se activan mecanismos psicológicos muy poderosos, como el pensamiento motivado: solo acepto como válidos los datos que me reafirman y el resto son manipulaciones de los conspiradores. Como en otros movimientos, si la ciencia me desdice, es que la ciencia está comprada.

“YouTube parece ser la amalgama de la comunidad de la Tierra plana”, concluyen en su trabajo más reciente, en el que señalan a esta plataforma de vídeos como el origen de las vocaciones conspiranoicas. El equipo de Landrum entrevistó a una treintena de asistentes a la primera Conferencia Internacional de la Tierra Plana y todos describían YouTube como “una fuente fiable de evidencias” y de los proveedores más populares para “noticias imparciales” frente a los medios manipulados. Se habían hecho terraplanistas viendo vídeos en esa plataforma en los tres años previos y muchos entrevistados describen estar viendo piezas sobre otras conspiraciones (del 11-S, por ejemplo) y terminar atrapados con la historia de la Tierra plana gracias a las recomendaciones de YouTube.

Muchos especialistas han denunciado cómo el algoritmo de recomendaciones de YouTube termina convirtiéndose en una espiral descendente hacia contenidos cada vez más extremistas, manipuladores y tóxicos. Y en este caso no es una excepción. Como defienden los terraplanistas, YouTube se ha convertido en el mejor caldo de cultivo para versiones “alternativas” de la realidad, donde se desarrollan mensajes alocados y provocadores al margen de la “ciencia y los científicos convencionales”. Sobre cualquier tema, desde la cura del cáncer hasta el feminismo, pasando por la astronomía, lo habitual es encontrar los mensajes más controvertidos entre los primeros resultados de la búsqueda. Lógicamente, estos mensajes tienen derecho a subirse a la red, pero los algoritmos los están promocionando por encima de contenidos relevantes. “Un usuario individual de YouTube, por ejemplo, sin respeto por la verdad, el rigor o la coherencia, en algunos casos puede llegar a una audiencia comparable” a la de los grandes medios, critica Alex Olshansky, del equipo de Landrum.

Un reportaje recién publicado en The Verge sobre los moderadores de contenidos de Facebook mostraba que muchos de estos trabajadores precarios estaban cayendo atrapados en las conspiraciones que tenían que controlar. “Me dijeron que es un lugar donde los vídeos de conspiraciones y los memes que ven cada día los llevan gradualmente a abrazar ideas extrañas”, describe el periodista Casey Newton. Uno de los moderadores del centro que visitó promueve entre sus compañeros la idea de que la Tierra es plana, otro cuestiona el Holocausto y otro no cree que el 11-S fuera un ataque terrorista.

Esto no debería sorprender: son muchos los estudios que demuestran cómo la simple exposición a mensajes sobre conspiraciones provoca en la gente una paulatina pérdida de confianza en las instituciones, la política o la ciencia. Con consecuencias tangibles: por ejemplo, la creencia en conspiraciones está vinculada a actitudes racistas o un menor uso de protección frente al VIH. Todos los terraplanistas creen en otras conspiraciones y llegaron a esa cosmovisión paranoica a través de otras teorías similares. Es característica la predisposición a creer en distintas teorías de la conspiración a la vez, incluso contradictorias entre sí: las mismas personas podían creer a la vez que Bin Laden no está realmente muerto o que ya estaba muerto cuando llegaron los militares estadounidenses a su vivienda.

A partir de ese poso, nos encontramos con mecanismos psicológicos como el sesgo de proporcionalidad (si algo extraordinario ha ocurrido, algo extraordinario debe haberlo causado) y el de intencionalidad: hay una mano detrás de todo. “Este deseo de narraciones ordenadas que ofrezcan certeza y visiones simplificadas del mundo puede brindar comodidad y la sensación de que la vida es más manejable”, resume Landrum en su trabajo. Así conseguirían sortear los altibajos de la vida, apostando por una realidad lisa y llana. Como la Tierra, según quieren creer.

5 Puntos

  1. Antívacunas, mátate… Oh, espera, ya lo estás haciendo
  2. Las redes sociales son los ecos de Eco: El lugar donde el idiota tiene un megáfono para expresarse, mientras en el pasado los idiotas lo hacían de forma individual en su localidad, ahora hasta hacen meetings y conferencias, o libros de la nueva izquierda. Si usas YouTube como fuente de información porque estás en contra de los medios y grandes corporaciones, oh, ¡Sorpresa! Estás usando un medio de la corporación más grande del mundo.
  3. Si no eres politólogo es difícil que al día siguiente te vuelvas experto en vacunas, o seguridad nacional Soviética: Los datos están al alcance de cualquiera, interpretarlos correctamente y entenderlos, requieren el desarrollo del pensamiento crítico. Las opiniones son como la verga, no porque tengas una la debes sacar a relucir en todas partes.
  4. Las opiniones sin datos ni fundamentos son aun peor, como el pito de Ricardo Ponce,
  5. La cantidad de creencias interrelacionadas (pero también contradictorias) es proporcional al nivel de estupidez del portador de estas creenciopinones.

Bibliografía:

https://elpais.com/elpais/2019/02/27/ciencia/1551266455_220666.html

www.nationalgeographic.com.es/ciencia/grandes-reportajes/crece-el-escepticismo-hacia-la-ciencia-2_8953/amp

aleteia.org/2016/06/22/cuando-la-tierra-era-plana-un-mapa-del-universo-de-acuerdo-al-antiguo-testamento/amp/

https://hmong.es/wiki/Firmament

https://www.google.com/amp/s/chequeado.com/el-explicador/por-que-el-terraplanismo-es-un-movimiento-desinformante/amp/

https://aaas.confex.com/aaas/2018/meetingapp.cgi/Paper/21432

http://www.asheleylandrum.com/alternative-beliefs-project.html

https://aaas.confex.com/aaas/2018/meetingapp.cgi/Paper/21431

https://firstmonday.org/ojs/index.php/fm/article/view/8251/7693

https://www.theverge.com/2019/2/25/18229714/cognizant-facebook-content-moderator-interviews-trauma-working-conditions-arizona

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/bjop.12018

elpais.com

https://www.fisic.ch/contenidos/din%C3%A1mica-rotacional/momento-angular/

Los datos del James Webb NO refutan el Big Bang

Antes de que suceda, porque pasará, me he dedicado a investigar y obtener las fuentes que respladen este artículo. ¿Qué sucederá? Que el creyente religioso ignorante promedio -sea cristiano que cree que la tierra existió antes que el sol, o sea musulmán que cree que otro musulmán viajó a la luna en caballo, o sea lo que sea- pregonará con aire de sapiencia la idea leída en el encabezado de algún diario sesgado y barato (porque solo leen encabezados, vaya). Como “Religión ConCiencia”, “Desde la fe”, o la última colaboración de entidades cero estudiadas en el tema científico pero habladores en el ámbito religioso como Alducín, Laje, Dannan, o cualquiera de estos individuos que lanzan a diestra y siniestra una cantidad espantosa de disparates basados en supersticiones que no se atreven a soltar, y emiten comentarios desde su errónea pecepción de que la ciencia, particularmente a través del James Webb, ha “refutado” al Big Bang. Como ya es costumbre, vamos a construír argumentos destructores a través de la información, la evidencia, y la razón.

¿De qué va todo este relato del James Webb “refutando” al Big Bang?

Desde su lanzamiento, el telescopio hizo todo tipo de hallazgos y trajo nuevo material de análisis para la comunidad científica. Constantemente, las imágenes del espacio que toma brindan información importante y que en muchos casos obliga a revisar y cuestionar lo que se sabía hasta el momento. Porque así funciona la ciencia. Y poner en duda o revisión las teorías que se tienen fundamentadas, de facto, no da automáticamente peso, veracidad, valor, ni siquiera importancia a la superstición y creencia mitológica en seres inventados para explicar la lluvia, la cosecha o la noche, o sea, dios(es).

Al descubrir en las imágenes del Webb galaxias con una forma, tamaño, y antigüedad distintas a las previstas por los modelos teorícos, la doctora Allison Kirkpatrick expresó dudas respecto a su investigación (relacionada al Big Bang): “Ahora mismo, me encuentro acostada y despierta a las tres de la mañana, preguntándome si todo lo que he hecho está mal”.

Aparentemente los estudios publicados afirmaban haber encontrado galaxias bien formadas (espirales y elipsoidales) que existieron hasta hace sólo 180 millones de años. El problema más allá de la edad de estas galaxias era también la forma que tienen: son demasiado grandes y con formas regulares definidas. Según la teoría inflacionista del Big Bang, es imposible que galaxias similares a Andrómeda o la propia Vía Láctea existan tan cerca del supuesto origen del universo. Esas galaxias tan remotas tienen que ser pequeñas y de forma irregular.

Este hecho contradice las predicciones de la Cosmología estándar, que postula un principio muy denso y caliente a partir del cual se habría ido dispersando progresivamente toda la materia, dando lugar a un conglomerado de partículas en estado gaseoso del que se irían poco a poco generando las galaxias más primitivas, aún amorfas e inestables, en las que aparecerían por condensación las primeras estrellas. Por consiguiente, que las galaxias más lejanas — y por tanto las más antiguas — tengan una estructura semejante a las más próximas y recientes, supone un serio saz en toda la boca para la teoría predominante en la ciencia actual.

Sin embargo, la propia Kirkpatrick, que fue citada como una voz que buscaba refutar el Big Bang, aclaró que lo que la sorprendió de las nuevas imágenes fue que los discos de las galaxias son mucho más antiguos de lo que se creía.

¿Qué es el Big Bang? 

El nacimiento de la cosmología moderna puede establecerse en el astrónomo alemán Heinrich Olbers, que imaginó un universo infinito, de edad infinita y con un número infinito de estrellas. De acuerdo a esta visión surgía la pregunta de porqué no es clara la noche con la luz de tantas estrellas.

Olbers hizo un simple cálculo, en el cual planteó la hipótesis de que el flujo de luz de una estrella a una distancia R desde un observador fuese inversamente proporcional al cuadrado de la distancia. Considerando constante la densidad de las estrellas y calculando la luminosidad total, se tenía una fórmula en la cual la luminosidad diverge, y por tanto, la noche debería ser clara, cuando, en realidad, es oscura.

Olbers propuso una solución a esta paradoja para el caso de un universo estático: afirmó que no podemos ver las estrellas lejanas porque su luz aún no ha llegado a nosotros. En otras palabras, existe, según él, un horizonte más allá del cual no pueden verse las estrellas mientras su luz, dentro de ese horizonte, llega hasta nosotros. A medida que nuestra distancia del horizonte aumenta, el radio del horizonte crece en el tiempo.

Nuestro héroe de la ciencia, Albert Einstein, por medio de su teoría de la relatividad, logró formular un planteamiento que explicaría la paradoja de Olbers.

¿Qué es lo que pasa con la relatividad? Bueno, requeriría horas explicarlo de forma resumida, no por nada es tema de doctorado, pero vamos a hacer un intento por explicarlo de forma comprensible y ligera, de forma que hasta un cristiano pueda entenderlo:

Para entender la estructura del Universo en la escala más grande necesitamos una descripción matemática de la atracción que ejercen las galaxias unas sobre otras; es decir, una teoría de la gravedad. A principios del siglo XX los cosmólogos abandonaron la venerable teoría de la gravitación universal de Newton en favor de la teoría general de la relatividad, propuesta por Albert Einstein en 1915.

La teoría de Campo de Einstein nos dice a grosso modo que un cuerpo masivo, por decirlo así “Siente” por medio de la fuerza de gravedad, la presencia de otro cuerpo masivo e interactua con él. Este sistema implica una propagación de las perturbaciones gravitacionales con una velocidad infinita.

Aquí Albert se cuestiona cómo es que la gravedad no se describe como una acción a distancia, sino como un campo cuyas perturbaciones se propagan a la velocidad de la luz. Esto muy a sabiendas del electromagnetismo de Maxwell. Con el paso de la relatividad especial a la relatividad general 10 años después, la física sufre cambios importantes al verse ya como un estudio más general que implica matemáticas cada vez más complejas con fundamentos, por ejemplo, en la geometría de Riemann o la de Lorentz.

La teoría de la relatividad general se basa en dos postulados fundamentales. El primero establece que la masa gravitacional de todo cuerpo es igual a su masa inercial. O sea, va a tirar al centro y hacia afuera con la misma fuerza. El segundo postulado es el principio de covarianza, según el cual las leyes de la física son las mismas en cada sistema de referencia. Esto incluiría a sistemas de referencia no inerciales, o sea, que tienen una aceleración relativa de uno respecto al otro.

Con esto, el espacio-tiempo se convierte en una entidad física que no es un elemento indiferente a los fenómenos físicos, sino que resulta modificado por la presencia de cuerpos masivos o de energía, y adquiere una curvatura. Eso significa que, si tengo un cuerpo con masa m1 y perturbo su posición, otro cuerpo de masa m2 advertirá el desplazamiento (perturbación) de la posición de m1 no inmediatamente, sino después de un tiempo igual al que emplea la luz para recorrer la distancia que separa los cuerpos m1 y m2.

La teoría de Einstein combina el espacio y el tiempo en una única entidad de cuatro dimensiones, llamada espacio-tiempo. La presencia de materia y energía en este espacio-tiempo tiene un efecto parecido al de una bola de plomo en una cama elástica: hace que el espacio-tiempo se curve. La masa del Sol, por ejemplo, deforma el espacio-tiempo a su alrededor, lo que obliga a los planetas a desplazarse en torno suyo describiendo trayectorias curvas, como canicas que ruedan en un embudo. En la teoría general de la relatividad el movimiento de los cuerpos es consecuencia de la forma (o la geometría, como decímos los físicos) del espacio-tiempo, sin necesidad de ningún tipo de fuerza.

Entonces, imaginemos un rayo de luz que provenga de una estrella muy lejana. Al llegar al punto del observador, nosotros en la tierra, la masa del sol curvaría la luz proveniente de esa lejana estrella, al estar el sol más cerca de la tierra. Esto provocaría que la posición aparente de la estrella no coincida con la posición efectiva.

Vamos a indagar más sobre esta esfera hipotética y cómo explica el espacio-tiempo. Tras la publicación de la teoría de la relatividad surgieron voces que intentaron obtener soluciones a las ecuaciones de esta. Algunos como Alexander Friedmann, Georges Lemaître (Pronunciado Le MAEtre’), Howard Robertson y Arthur Walker encontraron que, con una distribución homogénea de materia en el universo, las ecuaciones de la relatividad predicen matemáticamente un universo tridimensional dentro de una, digamos “esfera” de 4 dimensiones donde el radio de dicha esfera sería el tiempo. Esta esfera se expande y, por lo tanto, el universo se expande en el tiempo. Otra forma de verlo, como lo planteé anteriormente es imaginar al universo (materia) como un globo -dentro del cual se encuentran todas las galaxias y los elementos del universo en general- sumergido en una bañera llena de agua, donde el flujo de esa agua representaría el tiempo. Como un globo, esta esfera se expande, por lo que la distancia entre las galaxias aumenta con el tiempo.

Originalmente Einstein teorizaba matemáticamente (siempre que hablemos de teorías en este espacio, hablamos de algo sustentado, nunca de creencias o hipótesis aventuradas) una constante cosmológica donde el universo no se expandía, después Einstein afirmó que esto era un error y demostró que el universo se encuentra en expansión.

Big Bang

En 1929, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble descubrió que las galaxias no estaban quietas, sino que se separaban unas de otras. La causa más probable era que el propio Universo se expande, como si fuera un enorme globo. Hasta ese momento los científicos pensaban que el Universo era estático e inmutable. Pero si las galaxias se estaban separando, esto significaba que en el pasado estuvieron más juntas. ¿Hubo un momento del pasado en que todas las galaxias estuvieran infinitamente juntas, todas en un punto?

Si el universo se expande, en retrospectiva podríamos inferir que hacia atrás, llegaríamos a un momento donde todo es sumamente pequeño y está comprimido. De ahí nace la idea del sacerdote y cosmólogo belga Georges Lemaître, quien planteó la hipótesis de que, al comienzo, el universo tenía las dimensiones de un átomo (que él denominó “átomo originario”) y que, por lo tanto, las leyes que gobernaban ese universo-átomo eran las de la mecánica cuántica.

Desde joven, el belga ya había mostrado un profundo interés tanto en la ciencia como en la vida sacerdotal, dos vocaciones que consiguió integrar en su vida tras haber luchado en la Primera Guerra Mundial donde, cuentan, leía el Génesis a la par que los trabajos del físico Henri Poincaré. Lemaître, además de demostrar que el universo no era estático, sino que se encuentra en constante expansión, fue el primero en hablar de la ‘teoría del átomo primigenio’: creía que hace 13.000 millones de años el universo era un punto caliente más pequeño que el núcleo de un átomo y que, en una fracción de segundo, se expandió y se enfrió, dando lugar a lo que llamó ‘inflación cosmológica’. La expansión siguió entonces su curso, formando las estrellas, las galaxias y todo aquello que conocemos (e incluso lo que aún no).

Como podemos ver, la investigación científica de Lemaitre en ningún momento ubicó a dios como parte fundamental de la teoría, y sus creencias personales no influyeron en su estudio científico, contrarrestando la falacia de que un sacerdote creyente explicó el big bang como obra divina precisamente por ser creyente. El 22 de noviembre de 1951, Pío XII en un discurso daba a entender que el modelo cosmológico del Big Bang confirmaba el relato de la creación del mundo del libro del Génesis. Entonces, fue un papa, un emisario de la mentira de la religión, quién llevó a cabo esa falsa correlación, no Lemaitre.

En este discurso, de clara estructura neotomista, el Papa propuso de nuevo las vías de la existencia de Dios de santo Tomás de Aquino, sobre todo la primera y la quinta, basadas, respectivamente, en la mutabilidad y en la finalidad. La ciencia no se corrige ni refuta desde la sobrevalorada filosofía, ni desde la teología, ni desde las creencoias, opiniones, o supersticiones. La ciencia sólo se corrige con observaciones científicas.

Esta teoría se sustenta en dos evidencias principales. La primera de ellas es la expansión constante, una realidad que ha llevado a científicos y cosmólogos a pensar que, en algún momento, el universo estuvo encerrado en un punto compacto. La segunda evidencia es la ‘radiación cósmica de fondo de microondas’, una radiación descubierta en 1965 por dos ingenieros de Laboratorios Bell. Esta, que cubre y envuelve cada una de las partículas del universo de manera uniforme, es considerada un recuerdo –o un eco– de los primeros instantes en que la luz y la radiación aparecieron en el universo.

La teoría del átomo primigenio, sin embargo, no gustó al astrónomo inglés Fred Hoyle, que criticó la idea del ‘gran estallido’ (el significado literal en castellano de big bang) en una charla en la BBC; paradójicamente, fue esa crítica lo que bautizó el concepto tal como lo conocemos actualmente. Hoyle era partidario del llamado ‘modelo del estado estacionario’, una teoría nacida originalmente en las mentes de Thomas Gold y Hermann Bondi y que el mismo Hoyle se encargó de ampliar. Esta hipótesis considera que el universo siempre ha existido y que nunca dejará de existir; por eso, argumentan, siempre ha tenido la misma apariencia. La teoría sí que considera que el universo se expande, si bien sostiene que lo hace gracias a una creación constante de materia que va ocupando los espacios vacíos de la expansión, lo que mantendría su densidad. Con el descubrimiento de la radiación de microondas, la teoría entró en decadencia y prácticamente ya no tiene eco, pero da pie a otras bastante interesantes como el ‘gran rebote’, la ‘teoría de la cosmología cíclica conforme’ o la ‘teoría de la ‘inflación eterna’ (o de los ‘multiversos’ -NADA que ver con Marvel).

Todas ellas comparten un mismo aspecto: tienen ciertos puntos en común con el big bang. El ‘gran rebote’, por ejemplo, defiende que la explosión no fue tal, sino que se trató de un rebote: el paso de un universo viejo a uno nuevo. Una mera contracción de algo que siempre ha existido y que simplemente cambia cada un determinado número de millones de años. Algo similar sostiene la ‘teoría de la cosmología cíclica uniforme’ de Roger Penrose. En ella se presume que el universo será absorbido en algún momento de su historia por agujeros negros que evaporarán todo el contenido, dejando como resultado un universo con infinitas partículas de luz. Este escenario, que Penrose asocia al big bang, sería el punto de partida para un nuevo universo.

Hawking y Roger Penrose desarrollaron nuevas técnicas matemáticas para analizar las llamadas singularidades: puntos donde la curvatura del espacio-tiempo se hace infinita.

La validez de la teoría de acuerdo a los modelos conocidos y cómo los datos del Webb impactan al Big Bang

Singularidad: En 1970, Hawking y Penrose consiguieron demostrar que, según la teoría general de la relatividad, tuvo que haber en el pasado del Universo un estado de densidad infinita, con toda la materia y energía concentradas en un espacio mínimo. Esa singularidad era el principio del Universo, el big bang o gran explosión, y también marcaría el inicio del tiempo. El trabajo de Hawking y Penrose, por cierto, terminaba de hundir la teoría del estado estacionario de Hoyle, lo que le dio a éste otro motivo para aborrecer a Hawking. Pero eso no era todo. Hawking y Penrose también demostraron que la relatividad general contempla, además de una singularidad inicial, una posible singularidad final para el Universo: si su expansión se fuera frenando poco a poco hasta revertirse, entonces el Universo empezaría a contraerse hasta llegar a lo que podría llamarse big crunch o gran implosión.

Esto nos lleva a un punto importante: Las observaciones del James Webb muestran galaxias que no son como matemáticamente se debería de acuerdo a las predicciones, sin embargo, esto no significa que la investigación eche por tierra el concepto de singularidad inicial, llamada big bang hasta hoy. La relatividad sigue contemplando esa singularidad inicial, sólamente que lo observado en el James Webb hace replantear la forma y/o velocidad con la que se dieron los eventos de inicio al tiempo y espacio.

Una singularidad se refiere a una propiedad física que no está definida o que tiende a infinito, lo cual es imposible de medir. Estos puntos forman parte de ecuaciones que describen la naturaleza y existen matemáticamente, de manera abstracta, como parte de la teoría. 

¿Qué sucede realmente?

Don Lincoln — científico senior en el laboratorio de física de partículas Fermilab y miembro de los equipos que descubrió el bosón de Higgs en 2012 — explica en un artículo titulado “No, el James Webb no a refutado el Big Bang”, que hay que tener cautela antes de tirar a la basura décadas de investigación. Lo que no quiere decir, asegura, que no haya que cuestionarse qué ha pasado.

Más allá de toda la discusión y las palabras de los científicos, aún no hay seguridad sobre la precisión de los descubrimientos. Hay todavía dudas relacionadas a las limitaciones potenciales de la herramienta. La incertidumbre pasa por la calibración del instrumento. Además Lincoln afirma que una explicación para el factor de la antigüedad es que el polvo espacial entre el Webb y las galaxias observadas puede estar dispersando la luz azul y no la roja. Eso haría que las galaxias estuvieran en un segmento de la luz infrarroja que no le corresponde, haciendo que parezcan más antiguas. Otra posible explicación es que el Webb es todavía un instrumento nuevo y que quizás la calibración no está ajustada adecuadamente.

La nueva galaxia más antigua observada por el Webb.

Aunque los estudios que afirman haber descubierto este tipo de viejas galaxias están realizados por científicos de buena reputación, las observaciones y conclusiones todavía no han sido validadas por otros científicos. Ahora mismo, están un repositorio de estudio que todavía no han sido revisados y publicados en diarios científicos como Nature.

El propio Lincoln escribió un detallado artículo describiendo los serios problemas con la teoría. Pero en aquella ocasión tampoco dijo que la realidad no se originó desde una singularidad. Sencillamente planteó preguntas interesantes que cuestionan la validez de la teoría y que deben investigarse. Ethan Siegel, astrofísico y divulgador científico, también se pregunta si estamos equivocados, recogiendo nuevos modelos que afirman que, aunque el Big Bang sí existió, quizás no comenzó desde ese punto de alta densidad y temperatura que llamamos la singularidad: “El Big Bang dice que nuestro universo en expansión y enfriamiento solía ser más joven, denso y más caliente en el pasado. Sin embargo,extrapolar todo el camino de vuelta a una singularidad conduce a predicciones que no están de acuerdo con lo que observamos”. Es posible, afirma, que “la inflación cósmica precedió y estableció el Big Bang, cambiando nuestra historia de origen cósmico para siempre”.

”La idea de que el Universo tuvo un comienzo, o un ‘día sin un ayer’, como se conocía originalmente, se remonta a Georges Lemaître en 1927”, escribe Siegel. “Aunque sigue siendo una posición defendible afirmar que el Universo probablemente tuvo un comienzo, esa etapa de nuestra historia cósmica tiene muy poco que ver con el “Big Bang caliente” que describe nuestro Universo temprano. Aunque muchas personas (e incluso una minoría de profesionales) todavía se aferran a la idea de que el Big Bang significa ‘el principio de todo’, esa definición está desfasada”.

¿Qué se puede esperar?

Al final, lo que los estudios desprendidos de los datos del James Webb demuestran la naturaleza misma de la ciencia: un ciclo contínuo de teorías para explicar lo que nos rodea que van evolucionando o quedando obsoletas a medida que descubrimos nuevos datos. Pasa en todos los ámbitos. Biología, medicina, química, física… Es una carrera sin fin por descubrir modelos que describan más exactamente la realidad. Y gracias a esa carrera hemos conseguido avanzar de forma radical en los últimos siglos, de Copérnico a Galileo a Newton a Einstein y lo que venga, destilando ese conocimiento en la tecnología que utilizamos todos los días para hacer nuestra vida mejor y para elevar el espíritu humano a través del descubrimiento constante del universo.

Es obvio que los cosmólogos disidentes, que no comparten la teoría del Big Bang mayoritaria, sacarán pecho y reflotarán la hipótesis del estado estable del Universo postulada en su día por el astrofísico Fred Hoyle (que fue quien, precisamente por no estar de acuerdo con ella, utilizó con ironía el nombre de ‘Big Bang’ para designar a la idea opuesta). De modo que el debate entre los partidarios de una cosmovisión dinámica y otra estática se intensificará: los primeros esgrimir campos teóricos que permitan conciliar los datos observacionales del Webb con la teoría de un Universo en expansión y evolución constantes, en tanto los segundos blandirán datos para reforzar la teoría alternativa, hasta ahora minoritaria, basada en el concepto de un Cosmos isótropo o sea siempre igual a sí mismo a través del tiempo. Y habría que cuestionarse la concepción del tiempo. Continuará así la secular polémica, iniciada en la Antigüedad por Heráclito y Parménides, entre los adalides del cambiante devenir y los defensores del ser permanente, sin embargo, la ciencia de verdad, la ciencia seria no busca en las supersticiones las respuestas a lo desconocido. Los dioses no entran en ninguna ecuación lógica, ni son parte de las hipótesis y teorías de ningún científico que se respete.

Referencias web:

https://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/162/la-singularidad-de-stephen-hawking

www.astromia.com/biografias/ hawking.htm

www.youtube.com/ watch?v=0VLXQrY2qAM

http://cms.iafe.uba.ar/carmen/ ultimoagneg.doc

https://ethic.es/2022/05/el-big-bang-para-dummies-y-otras-teorias-alternativas/

Otras referencias:

Cf. Summa Theologiae, I, q. 65; q. 74.

Cf. Aristóteles, Acerca del cielo. Meteorológicos, introducción, traducción y notas de M. Candel, Madrid, Gredos, 1996.

Cf. «Tolomèo, Claudio», en Treccani Enciclopedia on line.

Cf. A. Fantoli, Galileo per il copernicanesimo e per la Chiesa, Ciudad del Vaticano, Libreria Editrice Vaticana, 2010, págs. 26–32.

Cf. D. E. Roller y R. Blum, Fisica, Bolonia, Zanichelli, 1984, págs. 277–299.

Cf. L. Gratton, Cosmologia, Bolonia, Zanichelli, 1987, págs. 139–143.

Cf. S. Weinberg, Gravitation and Cosmology, Nueva York, John Wiley and Son, 1972, págs. 611–613.

Cf. D. Lambert, The Atom of the Universe, Cracovia, Copernicus Center Press, 2016, págs. 121–145.

Cf. S. Weinberg, Gravitation and Cosmology, op. cit., págs. 459–464.

Pío XII, Discurso a los cardenales, a los legados de las naciones extranjeras y a los socios de la Pontificia Academia de las Ciencias, 22 de noviembre de 1951.

Cf. íd., Cosmology, Oxford, Oxford University Press, 2008, págs. 1–100.

Cf. Planck Collaboration, «Planck 2015 results. XIII. Cosmological Parameters», en Astronomy & Astrophysics 594 (octubre de 2016), A13.

Cf. íd., «Planck 2015 results. XIV. Dark Energy and Modified Gravity»

Un Demonio Extraterrestre con sombrero en mi habitación

Somethings wrong, shut the light
Heavy thoughts tonight
And they aren’t of Snow White
Dreams of war, dreams of liars
Dreams of dragon’s fire
And of things that will bite

Ver Documental The Nightmare

Experiencias introductorias

Ha sido un día cansado, al llegar a casa, George decide ir a dormir inmediatamente, mientras se está quedando dormido, George siente la mano de su mujer sobre su pecho, al principio se siente confortado, seguro, cálido. -“No estoy de humor para sexo, fue un día bastante pesado en la oficina” tratará de replicar. Sin embargo, la sangre de George se enfría (no literalmente) cuando recuerda que el cansancio fue lo que lo llevo a tomarlo como algo natural, pero no tiene esposa, George vive solo. Tratando de levantarse para ver qué sucede, se topa con algo aún peor: George no se puede levantar. Una oscuridad absoluta cubre la habitación y él es incapaz de moverse, coger el móvil, o gritar. La mano ahora lo hunde en el colchón de la cama y le grita cosas ininteligibles, mitad voz en un idioma desconocido, mitad zumbido.

Jens tenía un lejano y extraño recuerdo. Cuando pequeño, había dos siluetas que él observaba de reojo antes de dormir. Esto le provocaba un miedo indecible y ansiedad, y como el bebé que era, lloraba hasta que caía dormido en el confort de los brazos paternos. A veces despertaba y veía de nuevo a ambas siluetas, causando terrores nocturnos. Una de las dos siluetas llevaba un sombrero tipo Fédora, eso era imposible de olvidar. Con el tiempo las visiones cedieron y Jens lo olvidó por completo. Hace un par de semanas ambos padres de Jens murieron en un accidente automovilístico. Jens está devastado. Las siluetas regresaron, primero de reojo y después, de forma constante, además de causar imposibilidad de gritar, moverse, o levantarse. La última vez que Jens vio a las siluetas, una de ellas se acercó y con voz demoniáca, o robótica, le susurró que no se preocupara por sus padres, porque era adoptado.

Jens indagó a profundidad y encontró documentos familiares que demostraban su adopción a los 7 meses de edad. Lo curioso es que Jens jamás había sido advertido de esto, hasta que la sombra se lo dijo entre sueños y susurros.

La muralla que separa la fantasía y la realidad se derrumba… el infierno se desata… duendes, brujas y otras criaturas míticas repentinamente aparecen, reales y amenazantes.

“La habitación está zumbando por la energía eléctrica y yo sé que hay otra cosa ahí, algo malo. Por el rabillo de mi ojo puedo ver a un hombre arrugado con una criatura espantosa, mitad araña, mitad cangrejo. La criatura me agarra las piernas con sus muelas y el hombre salta sobre la cama. Siento sus manos presionadas contra mi pecho… luego las siento apretando mi garganta”.

Así le contó Laura a su neuropsicólogo clínico Paul Broks uno de sus episodios de parálisis del sueño, un trastorno que puede ser extremadamente alarmante.

“Siempre empieza con sonidos silbantes repentinos y luego quedo totalmente paralizada… aparte de mis ojos, puedo mover mis ojos. Escuché la voz de mi papá, como si quisiera avisarme qué iba a pasar…

Lo vi parado en la puerta, un anciano harapiento. Tenía un caballo pequeñito, del tamaño de un perro. Mi corazón palpitaba con fuerza. Él le dio un vistazo a la habitación, se dio vuelta y se fue, seguido por su caballo”.

Explica a la BBC Chris French, director de la Unidad de Investigación de Psicología Anomalística de la Universidad Goldsmiths de Londres:

“Existen algunos casos en los que hay síntomas asociados, como una sensación muy fuerte de que hay una presencia, algo en la habitación contigo… así no lo puedas ver u oír, está ahí, y no tiene buenas intenciones: quiere hacerte daño”.

“A veces puedes ver y oír a esa presencia. Es una experiencia alucinatoria”.

“Lo que la gente reporta que vio típicamente incluye personajes monstruosos, demonios, sombras negras, una luz que se mueve por el cuarto”.

“También hay alucinaciones táctiles, en las que puedes sentir que te están sacando a rastras de la cama o que hay algo respirando detrás de tu cuello”.

“Recuerda que no te puedes mover, así que puede ser absolutamente aterrador”.

El neuropsicólogo Broks señala que trastornos como éste permiten comprobar que la identidad es más que el ego consciente.

“Nos permite vislumbrar capas ocultas del Yo, más allá del ego, las de la imaginación, alucinaciones, los sueños”.

¿Os recuerda a pesadilla en Elm Street? Corren rumores de que el creador de Freddy Krueger, Wes Craven, se basó en hechos “reales”. Ahora se entiende que pudo inspirarse en el síndrome de muerte súbita y nocturna que a finales de los setenta afectó en EEUU a más de un centenar de refugiados hmong, originarios de Laos. Entre los seres sobrenaturales que recogen las creencias populares de los hmong se encuentra el espíritu maligno y aprisionador dab tsog, a quien se le atribuye las muertes nocturnas. Por su parte, los filipinos cargan con esta culpa a una criatura oscura con pelo singular llamada Batibat. Ambos tienen por costumbre sentarse en el pecho de sus víctimas, la mismísima costumbre que el íncubo representado por el pintor neoclásico alemán Johann Heinrich Füssli en su famoso cuadro “Pesadilla” de 1870. Los síntomas referidos a estas criaturas incluyen sensación de pánico, parálisis total o parcial, presión en el pecho, sensación de que hay una presencia en la habitación (muchas veces arquetípica, repetitiva) y perturbaciones visuales y auditivas. Un arquetipo es un modelo o ejemplo de ideas o conocimiento del cual se derivan otros tantos para modelar los pensamientos y actitudes propias de cada individuo, de cada conjunto, de cada sociedad, incluso de cada sistema. En concreto se ha especulado que la muerte súbita nocturna puede deberse a una mezcla de factores genéticos, anormalidades cardíacas, trastornos del sueño y estrés.

Si Ponce fuera Íncubo, no despertaría a nadie
Si Ponce fuera Íncubo, no despertaría a nadie

Entendiendo la parálisis

Las parálisis del sueño han estado con nosotros desde tiempos inmemoriales. Y por su naturaleza, en las épocas más oscuras de la humanidad en las que la ciencia todavía no arrojaba luz a ciertas cuestiones clínicas, parece ser una fuente de leyendas o contacto con lo paranormal, lo que daría pie a múltiples interpretaciones divinas o, al contrario, siniestras. Se sabe que la primera descripción científica que data es la un médico holandés llamado Isbrand van Diemerbroek, en 1674. Entonces, adopta el nombre de “incubus”, una palabra recogida de la mitología popular europea de la Edad Media que sirve para referirse a un momento en el que un demonio se posa sobre una mujer dormida para tener relaciones sexuales con ella. Afortunadamente, los tiempos han cambiado y hoy en día la ciencia comprende la parálisis del sueño como un trastorno neurológico más que como un fenómeno paranormal.

De acuerdo a “¿Cómo hacer a los fantasmas de mi habitación desaparecer?” Escrito por Baland Jalal (quién además realizó estudios con pacientes sobre este tema tan diferentes en culturas como Egipto y Dinamarca, para entender los mecanismos detrás del padecimiento y cómo pueden ser o no ser afectados por la cultura externa): La parálisis del sueño es una incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia. Puede ocurrir en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse y suele acompañarse de una sensación de gran angustia.

Lo más duro de sobrellevar es la sensación de que hay presencias contigo en la habitación en la que duermes. Una publicación en la revista ‘Sleep Medicine’ descubrió que mucho más de la mitad entre 185 pacientes diagnosticados de parálisis sintió presencias de algo “generalmente no humano” (Agustín Laje), y otro 22% declaró haber visto a una persona desconocida, un extraño.

“Sabemos que la amígdala está muy activa en la fase REM, lo cual activa las sensaciones de miedo y memoria emocional”, asegura Daniel Denis, doctor en Psiquiatría del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Israel, a ‘Live Science’. “Tienes una parte del cerebro que responde activamente al miedo o algo emocional, pero no hay nada en el entorno que lo expique. Así que el cerebro encuentra una solución a esa paradoja”.

Físicamente, “hay algo de evidencia de un aumento del flujo de sangre al área menos racional del cerebro”, señala Broks. “Y la amígdala -un pequeño grupo de neuronas que está en lo profundo del cerebro y es el detector de peligro- entra en hiperactividad”.

“En términos generales sabemos qué lo causa: en una noche normal de sueño uno pasa por ciclos de 90 minutos, en los que pasas de un estadio a otro. Tu ritmo cardíaco y respiratorio, las ondas cerebrales van cambiando”.

“Pasas por eso hasta que entras en el sueño MOR (sueño de movimientos oculares rápidos). Esa es la fase asociada con sueños vívidos. En ese estadio, los músculos de tu cuerpo están paralizados, presuntamente para evitar que realices las acciones de tus sueños”, explica.

“Pero en un episodio de parálisis del sueño, algo sale mal. En palabras sencillas: tu cerebro se despierta, pero tu cuerpo no”.

En la parálisis del sueño, dos de los estadios de consciencia, MOR y vigilia, están atrancadas, de manera que las imágenes del sueño se cuelan en la consciencia despierta.

“Otra cosa que la gente dice es que los monstruos parecen conscientes, que su mirada revela que saben precisamente qué están haciendo”, señala Broks.

“Para quien sufre de parálisis del sueño, tienen todas las características que asociamos con criaturas reales. En ese sentido son indistinguibles de la realidad”.

“Es decir que, en términos del funcionamiento del cerebro, no hay una línea clara que divida lo que imaginamos y nuestra percepción del mundo que nos rodea. Ambos habitan los mismos circuitos del cerebro”.

Así que la partición entre la realidad y la fantasía es endeble, y los monstruos de la parálisis del sueño pueden atravesar ese velo.

Este trastorno está recogido en la clasificación internacional de los trastornos del sueño dentro del grupo de las parasomnias. La parasomnia es un trastorno de la conducta durante el sueño asociado con episodios breves o parciales de despertar, sin que se produzca una interrupción importante del sueño ni una alteración del nivel de vigilia diurno. Dentro de las parasomnias más comunes están:

-Sonambulismo

-Terror nocturno

-Bruxismo nocturno (mandíbula)

-Enuresis nocturna (orina)

Diferencia con los Terrores Nocturnos

Los terrores del sueño son el trastorno de la excitación más dramáticos ya que puede implicar fuertes gritos y pánico, y en casos extremos, puede resultar en daño corporal o daños a la propiedad por roturas de mobiliario. Por desgracia, todos los intentos de consolar al individuo son inútiles y pueden prolongar o intensificar estado de confusión de la víctima. Por lo general, la víctima experimenta amnesia después de los hechos pero no puede ser completa amnesia. Hasta el 3% de los adultos sufren de terrores del sueño, y el comportamiento exhibido de esta parasomnia puede variar de leve a extremadamente violento.​ Por lo general ocurren en las etapas 3 y 4 del sueño. Los terrores nocturnos son episodios de gritos, miedo intenso y agitación del cuerpo mientas todavía duermes. También conocidos como «miedos del sueño», a menudo los terrores nocturnos ocurren en combinación con el sonambulismo. Un episodio de terror nocturno puede durar desde varios segundos hasta unos pocos minutos, pero también puede extenderse durante más tiempo.

Alucinaciones

En ocasiones, la parálisis puede venir acompañada de algún tipo de alucinación multisensorial, como por ejemplo alguna vinculada a la vista o al oído.

La parálisis de los músculos voluntarios se asocia a un tipo especial de alucinaciones que reciben el nombre de alucinaciones hipnagógicas y pueden ser visuales, auditivas o táctiles. Se manifiestan viendo u oyendo objetos inexistentes o creyendo que una persona cercana se encuentra en las proximidades. Las alucinaciones hipnagógicas provoca en muchas ocasiones sensación de miedo o temor, especialmente cuando el sujeto experimenta el primer episodio. El fenómeno de angustia aumenta cuando el entorno cultural facilita explicaciones fantásticas, sobrenaturales o paranormales que no tienen ningún fundamento científico, son muy diversas en las diferentes partes del mundo y están influenciadas por la época y las tradiciones de cada región. De tal forma que en muchos países existen interpretaciones discordantes y supersticiosas para explicar el fenómeno.

Se ha descrito la sensación de una presencia, la sensación de ser tocado en alguna parte del cuerpo, sensación de dificultad para respirar, pensamientos de muerte y sensación de movimiento ilusorio que incluyen sensaciones de movimiento inexistentes, por ejemplo caer o flotar.

Alucinaciones táctiles: Son comunes, incluyen la sensación de que el colchón se hunde, que alguien se sienta, que le retira las sábanas o que la agarra de las manos.

Alucinaciones visuales: más o menos vagas y cercanas a la pseudoalucinación; el estímulo externo percibido se reconoce como real. En el caso de la presencia, puede quedar camuflada entre las sombras de la habitación; en algunos casos se relatan imágenes detalladas de objetos y seres vivos. Un tercio de los afectados percibe imágenes vagas e indefinidas, otros ven formas más concretas, en muchos casos se percibe la proximidad de familiares cercanos o personas allegadas.

Alucinaciones auditivas: Se tiene la convicción de que los sonidos son reales y que provienen del exterior más que de su mente. Son sonidos diversos, muchas veces mecánicos e intensos, por ejemplo zumbidos, silbidos o chillidos.​ En otros casos son sonidos identificables concretos como timbres de teléfono o puerta, sirenas, viento, herramientas, golpes de puerta, arrastrar de muebles, vidrios o vajilla que se rompe, música extraña, sonido de radio con ruido blanco o que recibe varias estaciones. Las voces humanas son el sonido más frecuente en un 37% de los casos, en forma de griterío o leves susurros, sin mensaje identificable ni claro.

Sensación de presencia: sensación de una o varias presencias en la casa a las que se considera como «intrusos», se acompaña de aprehensión y temor. Esta presencia puede percibirse como amenazante o peligrosa, experimentando el sujeto en ocasiones la necesidad de despertarse y moverse lo más pronto posible.

Sensación de pánico que puede manifestarse como dificultad para respirar, estrechez alrededor del cuello como si fuera estrangulado, y sensaciones de sofocación y asfixia. El sujeto puede experimentar por este motivo angustia, pánico y temor de morir asfixiado. Aunque la parálisis del sueño puede aterrorizar a la persona, nunca es peligrosa ni pone en peligro la vida del sujeto. Los episodios son generalmente de corta duración y en todos los casos la persona se despierta sin haber sufrido ningún tipo de daño físico.

Causas

Se han descrito varios factores que pueden asociarse a parálisis del sueño, entre ellos los horarios irregulares, por ejemplo por trabajos nocturnos, síndrome del cambio rápido de zona horaria (jet lag), privación de sueño y la postura de dormir boca arriba. La teoría más aceptada para explicar el fenómeno es que se produce una disociación entre los mecanismos que provocan la relajación muscular en el sueño de movimientos oculares rápidos (sueño REM) y aquellos que mantienen el estado de alerta, por lo que el individuo se despierta pero permanece en el estado de relajación total característico del sueño REM.

Si la parálisis del sueño se produce en la fase de adormecimiento, se denomina forma predormicional o hipnagógica, y si tiene lugar al despertar, es la forma posdormicional o hipnopómpica.

En lo que se refiere a su incidencia, y tal y como indicaba un estudio de 2011, puede sufrirlo aproximadamente un 7,6 % de la población, por lo que no es un porcentaje elevado. Además, en la mayoría de los casos aparece de manera esporádica y vinculada puntualmente a episodios estresantes.

Las últimas ediciones de los principales sistemas diagnósticos de problemas del sueño –la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño (ISCD-3) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11)– emplean la denominación de “parálisis del sueño aislada y recurrente”.

Es decir, para que sea considerado un trastorno como tal no debe ir vinculado a ninguna otra patología (aislado) y ser repetitivo o constante en el tiempo (recurrente). Además, debe provocar malestar asociado, en su mayor parte, a los elevados niveles de ansiedad experimentada.

Shelby Harris, especialista neoyorkina de todo lo referido al sueño, aconseja dormir lo suficiente de manera regular, evitar el alcohol, la nicotina u otro tipo de drogas, sobre todo por la noche, y limitar la cafeína desde las dos de la tarde, así como mantener los aparatos electrónicos lo más lejos posible en el dormitorio. (ALV prefiero seguir viendo aliens).

Es sabido que el mejor consejo dado en terapia contra estos eventos es simplemente dejarse llevar por la sensación. Un poco de educación médica nos ayuda a entender que lejos de estar frente a seres mitológicos, estamos experimentando un desajuste en el ciclo de sueño a nivel cerebral y lo que estamos viendo, podemos disfrutarlo simplemente como espectadores de una película de terror en primera persona, pero al fin una película.

Creencias

Entre las creencias más populares se citan las siguientes:

Súcubos e Íncubos, es decir demonios que toman la forma de una mujer atractiva para seducir a los varones introduciéndose en sus sueños y fantasías.

Coloquialmente en algunos lugares, la gente llama a esta afección «subida del muerto» y la relaciona con personas fallecidas que vuelven del mundo de los espíritus.

Espíritus o fantasmas que inmovilizan la persona.

Durante la antigüedad, la creencia en fantasmas y espíritus, así como demonios, fue cambiando de acuerdo a la cultura dominante, porque en Grecia un demonio no era ni remotamente similar a un demonio del cristianismo, y la creencia en fantasmas a pesar de compartir ciertos factores, dista mucho de ser igual entre civilizaciones lejanas tanto en tiempo como en espacio.

Seres extraterrestres que realizan experimentos o abducciones.

Por supuesto, con el avance tecnológico, la posibilidad de explorar el espacio, y la idea sustentada con matemáticas de la probabilidad de la existencia de vida más allá de la Tierra, los extraterrestres comenzaron a tomar protagonismo en las alucinaciones. Cabe destacar que además, la idea del ser de más allá de nuestras fronteras, experimentando, abduciendo, y tratando como esclavo al durmiente, tiene un trasfondo cultural inherentemente aprendido de las historias de conquistas humanas, las guerras del siglo XX, y la cultura popular. ¿Porqué los antigüos preferían explicar con Súcubos e Íncubos estas alucinaciones, en vez de seres de otros planetas? Muchas veces ni siquiera eran conscientes de la existencia de otros planetas. ¿Qué alucinar un terraplanista? ¿Esferas atacándolo?

Experiencias extracorporales o viajes astrales.

Entidades sobrenaturales procedentes del inframundo.

Provocado intencionadamente por personas que practican la brujería, tal como se afirmó en los juicios de Salem. Como en el caso del fútbol actual:

 Según Mathias Pogba, hermano mayor del jugador de la Juventus Paul, el internacional francés contrató a un morabito (Líder religioso “mágico” del mundo muslmán norafricano) para hacer daño al futbolista del PSG. Además de que son migrantes o hijos de migrantes de lugares supersticiosos, Francia no se queda atrás en cuanto a pensamiento mágico pendejo, no por nada es que Jodorowsky se ha mudado ahí y practica el tarot, además de muchas personalidades francesas que son grandes creyentes de la astrología y la adivinación. Modelos como Mara LaFontan que hacen videos diciendo despreciar a los hombres que les dicen que sus creencias son sólo supersticiones, generando todo un movimiento de superstición feminista. O el caso del entrenador francés Raymond Domenech, que dejó fuera de la lista y/o alineación a grandes estrellas del fútbol francés sólo por su signo zodiacal, llevando al cuadro bleu a su peor desempeño en una copa del mundo en 2010, donde, para benéplacito de su escritor, los españoles alzamos la copa, con un portero también supersticioso que además predica la idea de la tierra plana y el montaje del alunizaje, pero ese Iker no Jiménez será otra historia.

Vampirismo. El fenómeno estaría provocado según esta explicación por ataques de vampiros que ingieren la sangre de la víctima. (Tendremos episodio sobre Vampiros: Orígen del mito, leyendas al rededor del mundo, en la cultura popular y cine, etc. -Horror Hitchens, Octubre — Noviembre 2022)

El hombre del sombrero: Muchas personas refieren una sombra de forma humanoide con un sombrero, incluso hay mitos sobre su necesidad de drenar la energía (cosa ya determinantemente estúpida si entendemos de verdad el concepto de energía).

Suele darse en dormitorios y deja a los testigos aterrorizados. Son figuras masculinas, oscuras, alargadas y siempre llevan un sombrero. En muchas ocasiones aparecen abriendo la puerta de la habitación, suponiendo para el testigo una desagradable e inesperada visita.

Si bien son numerosas las personas que afirman haber visto al Hombre del Sombrero, llama la atención que todas ellas coincidan a la hora de describirlo. A diferencia de los fantasmas, este ente aparece de manera presencial, según dicen los testigos, y que a pesar de que no tiene rostro, emite una sensación de que les está mirando fijamente.

A pesar de que como con todos los fenómenos paranormales se habla sobre que esta pueda tratarse de una alucinación psicológica, es bastante llamativo que personas que no se conocen y que viven en diferentes puntos del mundo coincidan en su descripción. Y esto se explica a través de los arquetipos. El psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Gustav Jung entendió los arquetipos como patrones e imágenes arcaicas universales que derivan de lo inconsciente colectivo y son la contraparte psíquica del instinto. Son formas autónomas y encubiertas que se transforman una vez que acceden a la consciencia y se les da una expresión particular por parte de los individuos y sus culturas. En psicología analítica, los arquetipos son elementos altamente desarrollados de lo inconsciente colectivo. La existencia de arquetipos solo puede deducirse indirectamente mediante el uso de relatos, arte, mitos, religiones o sueños. 

Los arquetipos en psicología analítica se refieren a formas subyacentes inaprensibles o arquetipos en si de los cuales emergen imágenes y motivos como la madre, el niño, el trickster y el diluvio universal, entre otros. La historia, la cultura y el contexto personal modelan estas representaciones manifiestas, dándoles así su contenido específico. Estas imágenes y motivos se denominan con mayor precisión imágenes arquetípicas.

Carl Sagan explica el túnel de luz al final de la vida y podemos explicar el diluvio de forma similar. Sagan sugirió que el estrés, aunado a la producción de neurotransmisores en el momento cercano a la muerte, (y si es narrado, obviamente no conduce a la verdadera muerte) por el que se atraviesa al sentirse cerca de la muerte hace que la gente recuerde su nacimiento y entonces el “túnel” sería el canal del parto. Christopher Wellington de la Universidad de Stanford sugiere que existe un arquetipo del diluvio por dos razones: La interna y la expterna. La externa se explica por la continua de relatos sobre inundaciones locales, entre poblaciones que conocían el mundo en el que vivían nada más, y no la globalidad entera del mundo, por lo tanto, la inundación de la villa representaba la inundación del mundo entero. La interna refiere al parto también, la cantidad de líquido se queda grabada como imagen en la memoria del individuo, y al ser parte del nacimiento, crea el arquetipo del renacer (como individuo, como civilización) a partir de abundantes cantidades de líquido alrededor.

Ahora bien, ni toda la explicación, ni toda la evidencia científica van a evitar que el necio cerrado que cree en brujería vaya a interpretar todo esto como brujas, muertos, o cualquier entidad aprendida por las ideologías religiosas y culturales de la época. Es muy concreto en México, por ejemplo, que la gente con poco acceso a la educación atribuye estos casos siempre a un hechizo, una bruja en el pueblo, o “el muerto” (el que sea, porque no es “un muerto” sino “EL muerto”), y quienes siguen cerrados al conocimiento científico, pero tienen acceso a las pseudociencias más elaboradas y con nexos menos supersticiosos, lo puedan atribuir a seres extradimensionales o extraterrestres.

La idea del Yo esta integrada a la del cuerpo, pero el Yo consciente -lo que pensamos que somos- no es más que una parte de ese proceso.

No gobernamos nuestras mentes ni nuestros cuerpos. De hecho, partes de nosotros, al parecer muy oscuras, son un misterio completo.

Y cuando algo sale mal, se nos pueden escapar todos nuestros monstruos, duendes, demonios cuando ni siquiera hemos tenido tiempo de levantarnos de la cama.

Referencias y más información

Adler, S. R. (1995). Refugee stress and folk belief: Hmong sudden deaths. Social Science & Medicine, 40(12), 1623–1629. http://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/0277-9536(94)00347-V

Sharpless, B. A. y Barber, J. P. (2011). Lifetime Prevalence Rates of Sleep Paralysis: A Systematic Review. Sleep Medicine Reviews, 15(5), 311–315. http://doi.org/10.1016/j.smrv.2011.01.007

Young, E., Xiong, S., Finn, L. y Young, T. (2013). Unique sleep disorders profile of a population-based sample of 747 Hmong immigrants in Wisconsin. Social Science & Medicine (1982), 79, 57–65. http://doi.org/10.1016/j.socscimed.2012.06.009

La Esquizofrenia y degradación mental de un Charlatán llamado Alex Backman

Comencemos llana y directamente nombrando a este charlatán de mierda “El Carlos Trejo (con su cañitas) de la sismología y otros fenómenos que frecuentemente trata de justificar con supersticiones y pseudociencias mal elaboradas dignas de un esquizofrénico, oligofrénico, con retraso mental”.

¿Quién carajos es “Alex Backman”?

(Respuesta corta: Un pendejo)

Un verdadero pendejo

Veamos ya no dos caras de la misma moneda, sino dos monedas distintas:

En su autobiografía se lee que en 1994 fue instruido por monjes tibetanos en la habilidad de “meditación trascendental”.

El mismo texto le describe como periodista investigador en seguridad nacional e internacional, geopolítica, globalización, nuevo orden mundial, contrainteligencia (absolutamente), ciencias, espiritualidad, filosofía, y “profesías” (sic) de la biblia y del final de los tiempos. Hasta aquí es más que suficiente para darle todo el peso a mi afirmación inicial sobre su pendejez, pero es tan grave que amerita que hagamos todo un episodio.

El Minkus de la dimensión de la estupidez

Este Stewart Minkus de Youtube es presentado por el mundillo de la superstición y la pseudociencia barata de diarios como el siguiente llamado Foros Perú, que recoje la siguiente descripción (no es necesario contener la risa):

El hombre del 11:11:11 (Sic)

Alexander Enrique Villagrán (Sí, como Quico) Backman, mejor conocido como Alexander Backman, es profesor de Idiomas, con 20 años de experiencia, creador de metodologías para la enseñanza del idioma inglés. Ha sido docente desde Nivel básico hasta Universidad.

Vivió su infancia tanto en el sur de Estados Unidos y Suecia. Fue considerado por las autoridades educativas de EEUU, como un “niño prodigio o genio” e ingresó a un programa especial de ese gobierno en el que demostró una habilidad nata para descifrar y/o quebrar códigos. Quebró y pasó el examen de admisión de la organización de “Genios del Mundo- MENSA” en el año 2004, de la cual decidió no formar parte. A su vez, obtuvo un resultado de coeficiencia intelectual (IQ) de 155 y coeficiencia emocional (EQ) de 140 puntos en su última evaluación aplicada por parte de la compañía Brainbench. Esto lo ha catalogado dentro del 2% de la población mundial en materia de inteligencia (Short story: Nada de esto es cierto evidentemente. Nadie con ese IQ ni dentro del 2% de las personas más inteligentes creería en divinidades y demonios, y mucho menos que el nombre de un país subdesarrollado tiene importancia cósmica en eventos mundiales y universales que han influído incluso en la constitución del ADN humano, pero eso lo veremos a detalle).

¿Quién es realmente?

Backman es un ejemplo vivo de lo que es el efecto Dunning-Krugerun sesgo cognitivo en el que los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un efecto de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, incorrectamente midiendo su habilidad por encima de lo real. Además de mostrar signos evidentes de otra enfermedad mental, posiblemente esquizofrenia.

También ha dicho ser profesor de la Universidad de Harvard, de lo cual no se tiene registro, ni de que sea un profesor real, o que haya trabajado en Harvard, más bien parece ser alumno emérito de la Universidad Cañitas. Es un problema que alguien tan imbécil tenga difusión, porque pone algo aun mayor sobre la mesa… ¿Qué tan imbécil debe ser el grueso de la población para darle un lugar y espacio a gente como este Minkus región 404?

Mucho del fenómeno Backman termina siendo golpeado por el efecto Jeane Dixon, El matemático de la Temple University, John Allen Paulos, acuñó el término , que explica cómo las relativamente pocas predicciones correctas son proclamadas a los cuatro vientos, y por tanto recordadas por mucha gente, mientras que el otro 99% fallido no tiene eco. Por ejemplo, en su mierdero de programa en YouTube dijo que el 11 de Marzo de 2022 habría un gran terremoto en México, producto de “alineaciones planetarias”. Terremoto que nunca sucedió. Este pedazo de cabrón se regodea en haber predicho el sismo de 2017, lejos de mostrar empatía, compasión o alarma por la destrucción y las víctimas, jugando frente a la cámara con un muñeco de peluche y autofelándose por supuestamente haber predicho el sismo. Este pseudoperiodista y pseudoinvestigador que cree que se pueden predecir los terremotos analizando la actividad solar y otros fenómenos astronómicos cómo las alineaciones planetarias. Se indigna cuando las autoridades y escépticos ocultan y niegan estas predicciones. Cree que refutación y crítica son sinónimos de difamación.

Antivacunas

El 23 de septiembre de 2016 publicó un video en el que menciona que su hijo fue perjudicado por la vacuna del sarampión, lo que lo convirtió en un activista para que la gente deje de vacunar a sus hijos. Porque claro, empero, el 2% de la población más inteligente incluiría antivacunas que usan la experiencia anecdótica como si fuera evidencia, cuando además es más fácil que su hijo tenga problemas por los genes estúpidos que le heredó que por una vacuna.

De la misma manera, en el mismo video hizo una falsa denuncia pública sobre el antibiótico levofloxacina (aunque el lo menciona como levafloxacina en la descripción, lo cual demuestra un porcentaje al que sí pertenece: Al del 98% de idiotas que no saben escribir). Presenta a otro analfabeta semi-funcional de nombre Carlos López quien tuvo una reacción al fármaco antibiótico Fluoning (del Laboratorio PISA Farmacéutica) cuando quiso tratarse una sinusitis. Esta supuesta experiencia anecdótica, que merece otro premio al idiota que usa las experiencias personales como evidencia, se da cuando López, quien comparte apellido con Macuspalpatine, realiza una “investigación” en internet sin ningún background profesional, médico, o siquiera de sexto de primaria.

López también olvidó que cuando ocurren casos de efectos secundarios o reacciones alérgicas se debe llamar al teléfono de farmacovigilancia que, por ley, viene impreso en las cajas de todos los medicamentos de consumo. En el video López menciona que declinó ponerse la vacuna contra el tétanos porque según él, “matan las vacunas… matan”. En conclusión, Backman aprovecha la ignorancia científica y general de Carlos López para promover sus conspiranoias. López, en vez de acudir a un profesional, decide recurrir a un supersticioso charlatán, esquizofrénico, y oligofrénico como lo es Backman.

Estamos, repito, ante un caso de Megazord de la estupidez que reune lo mejor, o sea lo peor, de Jodorowsky, Mausán, Trejo, Ponce, y otros idiotas.

En la descripción del video, dado que habla de la toxicidad del antibiótico, Backman hace promoción de mercadeo a un producto milagro llamado Desintox, que ayuda a combatir los efectos de los metales pesados dejados por las estelas químicas de los aviones, según lo dice en la página web del producto. Además, Carlos López hace, curiosamente, una promoción de la Plata coloidal manejada mercadológicamente por Backman quien agrega que tal plata coloidal es antiviral, antibacterial y antimicótico, pero no menciona sus peligros. Porque es un ignorante que no los conoce, ni tiene la más remota educación en química o biología.

López menciona que los peligros de las fluoro-quinolonas (familia de antibióticos a que pertenece la levofloxacina) los extrajo de la página del naturópata (alejarse cuando lean o escuchen que alguien es naturópata, homeópata, o cualquier tipo de estos fraudes) Dr. Joseph Mercola, un controvertido charlatán que es osteópata, y empresario web, que comercializa una variedad de suplementos dietéticos polémicos y dispositivos médicos a través de su sitio web, Mercola.com.

Mercola critica muchos aspectos de la práctica médica estándar, como la vacunación y lo que él ve como un uso excesivo de medicamentos recetados y el uso excesivo de la cirugía para tratar enfermedades. En su sitio web mercola.com, él y sus colegas abogan por una serie de nociones de salud alternativas no probadas, incluyendo la homeopatía, al tiempo que promueven posiciones anti-vacunas.

En ningún momento se ve en el video que López haya revisado la página de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés) quienes advirtieron a Mercola y a su compañía que dejaran de hacer declaraciones ilegales sobre la capacidad de sus productos para detectar, prevenir y tratar enfermedades. López es completamente incapaz de apuntar a una ivestigación medianamente descente, o, por lo menos, expresarse de forma correcta.

Backman posteriormente comenzó a lanzar datos a diestra y siniestra sin respaldarlas con estudios científicos publicados en revistas especializadas. Ambos charlatanes hacen referencia al Dr. Charles Bennet como si él estuviera en contra del uso de fármacos cuando en realidad por lo que aboga el médico es evitar el mal uso de los medicamentos. El Dr. Bennett es un hematólogo y oncólogo cuya investigación se centra en la prevención de eventos adversos de drogas y en la mejora de la seguridad de los medicamentos, no en su prohibición. Junto con su equipo en el Centro de Seguridad y Eficacia de la Medicación, está estudiando maneras de hacer que la información sobre los fármacos sea más amigable para el consumidor y de crear nuevas herramientas de capacitación para los proveedores de atención médica.

Todo el video cae en el sesgo de confirmación y en la falacia de los datos insuficientes y la información mostrada allí no puede ser tomada en serio, sobre todo al afirmar que Hillary Clinton ya iba a morir. Backman menciona que, según un reporte apócrifo de una enfermera de Clinton (reporte inventado de una enfermera genérica, cuyo nombre ni siquiera es capaz de citar), la ex candidata sufría de un daño cerebral global irreversible por una encefalopatía asociada a sepsis (el verdadero daño cerebral lo tiene Backman y es producto de la misma enfermedad que comparte AMLO: Coproencefalitis). Afirmó además que tiene la certeza de que se utilizó un doble en cámara. Hoy, aunque el video sigue en Youtube, no se ha desmentido ahora que la Sra. Clinton sigue viva, quizá, casualmente,por emplearse un antibiótico que le permitió seguir viviendo.

Backman también ha denunciado el uso del acesulfame potásico. Afirma que, debido a que la COFEPRIS y la FDA han autorizado el uso del acesulfame en alimentos y bebidas es porque “‘nos quieren matar’” (porque claro, matar clientes eleva los números de ventas). Ha declarado que el acesulfame causa tumores y cáncer ya que contiene un cancerígeno cuando en realidad el acesulfame es una molécula y no un compuesto. (Spoiler: El COMPUESTO Tiene la Fórmula C4H4KNO4S)

También felicita a quienes le siguen, porque ellos “sí están bien enterados”, y de paso, acusa al Sismológico Nacional de la UNAM por mentir, alterar las magnitudes de los sismos, tener contradicciones en sus mapas, e incluso no reportar algunos movimientos.

El 14 de septiembre de 2018 detalló todavía más sobre cómo el Sismológico “le miente” a la gente:

“Son más sismos, eso no te lo van a decir, lo están ocultando, por razones que tal vez algún día conoceremos (…) ¿2.2 grados en Ciudad de México es sentido como fuerte? son cosas que no checan”

Evidentemente este aprocopio alfa desconoce en absoluto que la profundidad, magnitud, e intensidad de un sismo son completamente relacionales y afectan de diferentes formas a diferentes zonas.

En el video que subió con motivo de un sismo de 6.5 grados el 1 de febrero, asegura que las auroras boreales alertaron todo el tiempo sobre el sismo. “Yo no sé hasta cuando van a abrir los ojos, que la predicción sísmica sí funciona”. Las auroras boreales serían solo un factor de la predicción, puesto que los animales también podrían sentir cuando un sismo se avecina.

Incluso, según Backman, algunos prodigiosos humanos pueden escuchar un diminuto timbrido en los oídos previo a un sismo (él prefiere la palabra “terremoto” para todo movimiento telúrico), de manera que deberíamos tener a la mano en todo momento un diario en el cual llevar un detallado registro, en caso de que encontremos un patrón entre los mundanos timbridos y los sismos.

También está la alineación de planetas. Cuando un planeta se alinea con la Tierra (Backman se detiene en este momento para mostrar las próximas alineaciones, con ayuda de una app) hay grandes posibilidades de un sismo. Y si a ello se le suma la posibilidad de una luna llena, todos deberíamos estar preparados para lo peor: “cuando hay luna nueva generalmente tiembla, ya lo hemos validado científicamente” asegura.

11:11:11

En 2001 él empezó a ver el 11.11 en secuencias y decidió tomar el reto de romper éste código. Por fin, en 2005, él quebró el código con revelaciones increíbles (Así cita el pseudo blog peruano). Backman comprobó que el 11.11.11 es un código maestro digital binario incrustado dentro de nuestro ADN por Satán (Porque claro, cualquier persona que desconoce cómo funciona la genética a nivel científico y además cree en la existencia real, material, de Satán debe estar entre el 2% de la población más inteligente. Si así fuera, la humanidad aún no tendría fuego ni ruedas) y puesto en los medios de forma subliminal por masones de alto grado para usar a la gente como vehículos para abrir las puertas al infierno con la apertura del Tercer Ojo (La cantidad de mamadas y supersticiones a estas alturas raya en lo inverosímil).

Basado en el hecho de que el 11.11.11 representa la hora exacta en que se espera la alineación vaticinada por los mayas en el año 2012 (¿basado en qué? por los puros cojones de arbitrariamente asignar alguna estupidez para forzar con calzador su hipótesis fantasiosa. Es más, esto ya no es forzar con calzador, es violar, este individuo es un Ricardo Ponce de las pseudociencias -que ya es mucho decir- y además de pito chico debe tener un cerebro minúsculo), en el mes 12, en el día 21 (2+1+2+1+2+1+2=11), Backman se dio cuenta a través de revelaciones místicas y divinas (Eso es esquizofrenia, no inteligencia de ningún tipo) que éste código debía pasarse a letras (porque sí). En la visión, como él ahora entiende, vio un complejo piramidal en MEXICO, miles de personas cantando y siendo utilizadas para liberar a fuerzas demoniacas transdimensionales que se estarían metiendo a nuestro mundo para la Guerra del Fin de los Tiempos (Porque claro, México debe tener una importancia sumamente especial en la guerra del fin de los tiempos).

Usando números romanos, Alexander obtuvo que la secuencia de letras MXIC (dentro de la palabra MEXICO) representan los valores numéricos 1000(M)+10(X)+1(I)+100(C)=1111 (Números Romanos usados no sólo de forma arbitraria de nuevo, sino acomodados para calzar en su representación chauvinista mexicana y no en orden matemático¿porqué no es “MCXI”?). Las vocales restantes, las letras “E” y “O” en la palabra MEXICO representan a la 5° y 15° letra del alfabeto respectivamente. Usando matemática pitagoreana según(No sabe ni qué es eso este Megazord de los Power Rangers de la pendejezy reduciendo la 15° letra “O” en México a 6 (1+5=6), dejaba claro que esto era más que una simple coincidencia: 5+6=11 (No, no es una coincidencia, es una violación a la razón y un conjunto numérico propio de un esquizofrénico)Entonces, de hecho, “ningún otro código es similar a éste” dice él (Porque ningún otro pendejo tiene exactamente la misma imaginación esquizoide). MEXICO es el 11.11.11 y estos 6 unos (| | | | | |) están incrustados en todos lados, especialmente en el billete estadounidense de un dólar (porque a los creadores del billete les importa un chingo México) y el billete de un peso de los años ’70 (Impreso en Estados Unidos por la American Bank Company), donde justamente aparece el Calendario solar y el Templo Masónico Luciferiano del Ángel de la “Independencia” (Templo Masónico asignado por medio de una revelación adquirida por deficiencia de neuronas y una sopa Maruchan echada a perder).

Alineación Planetaria y Nubes Sísmicas

Las “nubes sísmicas” es una de las constantes cuando se habla de mitos en torno a los sismos. La hipotesis pensada por un químico de nombre Zhonghao Shou y luego retomada los investigadores Guo y Bin en 2008, ha sido descartada por la comunidad científica al no encontrar un patrón.

Las alineaciones planetarias ocurren cuando dos o más planetas, aunque también el Sol y la Luna, ocasionalmente se alinean vistos desde la Tierra, por lo cual la “alineación” es simplemente un sesgo del observador. En realidad, los planetas están tan distantes que sus fuerzas de marea en la Tierra son insignificantes. Las alineaciones planetarias se pueden predecir de antemano y son curiosidades que pueden ser estéticamente agradables cuando son observables, pero no tienen ningún efecto sobre la Tierra o sus habitantes. Ni siquiera los astrólogos se ponen de acuerdo si el nacimiento de una persona, en una fecha en que ocurre una alineación, en realidad afecta su destino. Muchas personas creen que cuando los planetas se alinean, tienen un efecto en la Tierra. La suposición es que su gravedad es enfocada y ampliada, aumentando sus fuerzas de marea y provocando terremotos. Una comprensión de la gravedad y las mareas demuestra que esto no es así.

Se supone que son las fuerzas de marea gravitacionales las que desencadenan los terremotos.

La fuerza de marea relativa no tiene la capacidad de afectar de dicha manera a las placas tectónicas de la Tierra.

El Sol tiene 1 unidad de fuerza de marea en la Tierra; la Luna tiene un poco más de dos veces el efecto del Sol; y los otros planetas, junto con todas sus lunas, agregan solamente otro 1/5000 tanto. Si todos los planetas se alinearan perfectamente, su gravedad elevaría una marea del océano de 2 metros en 1/25 de milímetro adicional. Las fuerzas de marea de los planetas son totalmente despreciables, y no hace ninguna diferencia a la Tierra si están alineados o no. Esto lo conocemos gracias al derivado de Thompson publicado en una refutación que hace precisamente al libro Jupiter Effect de 1974, publicado por John Gribbin y Stephen Plaigemann, donde se trata de probar la alineación planetaria como causa de terremotos y otras catástrofes.

Américo González Esparza, (Doctor en física espacial por el Imperial College, de la Universidad de Londres, Reino Unido, con posdoctorado en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Estados Unidos), Investigador del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM y jefe del Servicio de Clima Espacial México (SCiESMEX) nos cuenta que es completamente falso que la baja actividad solar pudiera causar clima helado, terremotos o erupciones volcánicas, como se ha difundido.

Sobre la influencia de la actividad solar que mal cita Backman, existe un estudio publicado en la revista Nature donde el aumento del número de protones en una descarga solar podría tener una correlación histórica con algunos movimientos telúricos, lo cual no sustenta sino desmiente la imaginación de Backman, pues él en ningún momento habla de partículas o eyecciones de forma científica, sino más bien, como si el Sol fuera un ente capaz de provocar sismos a gusto y disgusto.

Básicos de Sismología desde la ciencia

Tipos de Terremotos

Dependiendo de la profundidad del foco de liberación de energía de un terremoto (hipocentro), es que podemos clasificarlos en tres tipos; superficiales -con un foco de 70 KM de profundidad-, intermedios –con una profundidad de entre los 70 y 300 KM- y los profundos, con más de 300 KM de profundidad.

El hipocentro o foco es el punto donde se libera la energía en un terremoto. Por su parte, el epicentro es el lugar de la superficie terrestre que se ubica exactamente sobre el hipocentro del terremoto.

Superficiales: Son aquellos terremotos cuyo foco no va más allá de los 70 kilómetros de profundidad. Generalmente estos terremotos son los más destructivos, ya que tiene un impacto más directo con la superficie terrestre. Los terremotos superficiales son también los más frecuentes y generalmente el hipocentro se ubica entre los 10 y 25 kilómetros de profundidad.

Intermedios: El foco ocurre a una profundidad entre 70 y 300 kilómetros de profundidad.

Profundos: Estos eventos sísmicos tienen su foco fuera de los límites de la litósfera, a más de 300 kilómetros de profundidad. Son casi imperceptibles debido a la lejanía con la superficie terrestre y también son menos frecuentes, disminuyendo drásticamente en frecuencia cuando el foco se encuentra bajo los 650 kilómetros. Este tipo de sismos se denominan Batisismos.

Magnitud e Intensidad

Dentro del tema de la sismología siempre existe confusión entre los términos magnitud e intensidad. Esta confusión surge debido a la relación que hay entre cuánta energía fue liberada durante un terremoto y cuán fuerte fueron son los efectos en la superficie terrestre.

La magnitud indica cuanta energía fue liberada durante el terremoto, y es independiente de la localización y su profundidad. Por el contrario, la intensidad es una medida de los efectos que produce el terremoto sobre las personas, los objetos, las construcciones y el terreno. La intensidad es una medida distinta en cada lugar ya que varía con la distancia al hipocentro del terremoto. Entre más cercano al epicentro del terremoto y más llano sea el hipocentro o foco, más fuerte serían sus efectos sobre la superficie de la Tierra. Otro factor que podría afectar la intensidad es el suelo por el que pasa la onda sísmica. Si el suelo está compuesto por rocas ígneas, las ondas tienden a amortiguarse y la intensidad sería menor. Si el suelo está compuesto por rocas sedimentarias, las ondas se amplificarían y la intensidad sería mayor, en resumen, un terremoto tiene una magnitud única pero las intensidades son diferentes en cada localidad. Ejemplo de esto es lo sucedido en México en el año 1985, este terremoto emitió ondas que chocaron en el Tepeyac, provocando dos tipos de movimiento, oscilatorio, y trepidatorio. Mismos que tienen que ver también con el desplazamiento entre placas tectónicas.

Originalmente se utilizaba la escala de magnitud Richter. Esta escala fue diseñada en el 1935 por Charles F. Richter del Instituto de Tecnología de California para medir y comparar el tamaño de los terremotos específicamente en la bahía de San Francisco en California. Esta es una medida logarítmica a base de 10. Esto significa que la vibración de un terremoto de magnitud 6 es 10 veces mayor a uno de magnitud 5. Además la energía liberada aumenta con un factor de 32 con el aumento de magnitud: un terremoto de magnitud 6 libera 32 veces más energía que uno de magnitud 5.

Hoy día se hacen nuevos análisis de la magnitud basado en las ondas sísmicas, y ya no se usan las fórmulas originales de la escala Richter como tal. Sin embargo, la escala de magnitud que se usa actualmente es muy similar a la original de Richter. Los sismólogos ya no hacen referencia a la escala Richter.

Los terremotos no pueden alcanzar una magnitud mayor de 9.5 porque las rocas tiene una cantidad limitada almacenando energía antes de que rompa. Por esta razón, el tamaño del terremoto, depende del largo de la falla geológica, y cuanta roca se quiebra a lo largo de esa falla. La Fosa de Chile, es la falla más larga y recta del mundo, y fue la que generó el terremoto más fuerte del mundo en 1960. Ahora si hubiese un impacto de asteroide, el terremoto resultante pudiera ser mayor de 9.5. Ciertamente la escala de magnitud no tiene límite superior.

La intensidad de un terremoto se refiere a los efectos que tuvieron las ondas sísmicas en la superficie terrestre. Se mide utilizando la Escala de Intensidad Mercalli Modificada que consiste de una serie de respuestas claves para cada intensidad. Se utilizan números romanos del I al XII para clasificar la misma. Comenzando por intensidad I que significa que no fue sentido o que fue sentido por un mínimo de personas, y terminando en XII que significa destrucción total. Por lo general, las intensidades menores se refieren a cuán fuerte las personas sintieron el terremoto y las intensidades mayores se refieren a daños estructurales.

Y existe algo más a tomar en cuenta, la aceleración:

Cuando uno está manejando un carro en la carretera, cambiamos de una velocidad a otra, o sea aceleramos o desaceleramos. Los cambios de velocidad se le conoce como aceleración. Durante un terremoto, la tierra esta temblando pero se esta acelerando o porque las ondas sísmicas llegan con diferentes velocidades. El tamaño de un terremoto también se expresa en términos de la aceleración del suelo.

El diseño de edificios en áreas sísmicas por parte de ingenieros debe tomar en cuenta la aceleración máxima posible del terreno. Muchas fallas estructurales en los edificios surgen de las aceleraciones del suelo sobre las edificaciones. Las ondas sísmicas mueven edificios en todas direcciones y la razón del cambio en sus movimientos se conoce como aceleración . Estas aceleraciones varían mientras dure el terremoto.

Se puede consultar el catálogo de sismos del SSN en la siguiente liga y filtrar por fechas, magnitud, profundidad, etc. Meter a SQLPython o hasta Excel y hacer análisis estadísticos y ciencia de datos para entender la sismología de México, y de igual forma, existen datos abiertos similares en JapónChile, y otros países con alta sismicidad.

Conclusión

Carl Sagan, el divulgador de ciencia, había previsto el fenómeno de la pseudociencia, y la explica con efectos similares a las noticias falsas. En ‘El Mundo y Sus Demonios’ asegura que la pseudociencia “colma necesidades emocionales poderosas que la ciencia suele dejar insatisfechas”.

“[La pseudociencia] proporciona fantasías sobre poderes personales que nos faltan y anhelamos (…) es mucho más fácil presentar al público en general la pseudociencia que la ciencia”.

-Julien Dordellie

Deepak Chopra: Mercader de la mentira

Habla sobre física cuántica -robando además el término “cuántico” para aplicarlo a cualquier idiotez que se le ocurra-, sin saber absolutamente nada de ello, trata de interpretar de forma arbitraria e incongruente las interacciones entre espacio y tiempo, además de supuestamente explicar -de forma errada obvio- los orígenes y límites de la conciencia. Bajo todo ese pastiche de pseudociencia para incautos, pone etiquetas costosas en libros donde despelleja la lógica básica con lenguaje redundante, confuso, y falacias ad ignorantum -entre muchas otras-, además de presentarse en debates y conferencias precisamente como la paloma de Armandosky, se requiere una gran inversión de tiempo para refutar sus estupideces de forma infructuosa, porque una vez refutado, seguirá necio en sus argumentos desde la ignorancia para vender supersticiones en envases de palabrería repetitiva e incongruente. Él es Deepak Chopra (el verdadero).

Deepak Chopra es un escritor, conferencista y médico (real) indio que decidió dejar el camino de la Ciencia, por el más lucrativo camino de la pseudociencia.

Chopra ha escrito sobre espiritualidad y el supuesto poder de la mente en la curación médica. Está influido por las enseñanzas de escrituras tradicionales indias como el Ayurveda, corriente tradicional de la curación hindú, los Vedānta y el Bhagavad Gita. Además de estudiar con otro charlatán llamado Maharishi Mahesh Yogi, también es uno de los seguidores de Jiddu Krishnamurti.

Chopra defiende la medicina alternativa ayurvédica con conceptos de física cuántica (misticismo cuántico). En algunas de sus conferencias y artículos menciona que no sabe en qué consiste exactamente la curación cuántica, pero que puesto que la ciencia desconoce el funcionamiento concreto de la física cuántica, no se puede demostrar que sus teorías no funcionen (ejemplo de falacia del argumento desde la ignorancia).

La mezcla de ideas asociadas a la mecánica cuántica con la medicina ayurvédica es lo que él llama “terapia cuántica”.

Deepak Chopra proviene de una larga línea de espiritualistas pseudo-hindúes que gustan de hacer dinero a costa de los ciudadanos occidentales, sobre todo estadounidenses crédulos, pero él es uno de los primeros en combinar exitósamente la charlatanería ayurvédica Oriental con la charlatanería cuántica Occidental y venderla a una audiencia crédula.

A través de sus 75 libros de autoayuda en varios idiomas, un sinnúmero de publicaciones en revistas supuestamente médicas, y con discursos públicos elocuentes, Chopra empaca profundamente un vasto vocabulario de estupideces cuánticas sin sentido en un espacio muy pequeño con la finalidad de confundir a las víctimas y que estas compren otro de sus libros:

“Cada uno de nosotros somos un campo localizado de energía e información con bucles de retroalimentación cibernética interactuando dentro de un campo no local”

Ayurveda (sánscrito आयुर्वेद) es el nombre de la medicina tradicional de la India. Como en toda terapia alternativa, está llena de charlatanería y pseudociencia.

El término “Ayurveda” combina las palabras sánscritas ayur (vida) y veda (conocimiento). Se originó en la India hace más de 3,000 años (o 5,000 años dependiendo de la fuente consultada) y sigue siendo uno de los sistemas de salud tradicionales del país. Sus conceptos sobre la salud y la enfermedad promueven el uso de compuestos herbarios, dietas especiales y otras prácticas de salud únicas. El gobierno de la India y otros institutos de todo el mundo apoyan la investigación clínica y de laboratorio sobre la medicina ayurvédica, dentro del contexto del sistema de creencias oriental.

La medicina ayurvédica utiliza una variedad de productos y prácticas. Algunos de estos productos, que pueden contener hierbas, minerales o metales, pueden ser dañinos, sobre todo si se usan incorrectamente o sin la dirección de un médico capacitado.

Los conceptos clave de la medicina ayurvédica incluyen una supuesta interconexión universal (entre las personas, su salud y el universo), la constitución del cuerpo (prakriti) y las fuerzas de la vida (dosha), que a menudo se comparan con los humores biológicos del antiguo sistema griego. Utilizando estos conceptos, los médicos ayurvédicos prescriben tratamientos individualizados, incluyendo compuestos de hierbas o ingredientes patentados, y recomendaciones de dieta, ejercicio y estilo de vida. Proceso muy parecido al empleado en la homeopatía y de cualquier naturópata.

Mezclar misticismo o puntos de conexión inexistentes con el cosmos y el cuerpo humano no ha dado ventajas terapéuticas. Una medicina funciona o no lo hace.

Un concepto clave en la medicina ayurvédica (y en la charlatanería de Deepak Chopra) es el concepto del dosha (दोष) o la “esencia humana del cuerpo cuántico”, que al parecer se puede determinar con facilidad mediante la comprobación del pulso del paciente. El equilibrio entre los tres doshas en cada paciente se corrige con una dieta que alterna alimentos dulces y picantes. Si uno se siente desarmonizado, es porque los doshas no están equilibrados y debe usarse un brazalete Kapha con un costo de 56 dólares hecho a base de piedras que fácilmente pueden conseguirse en los mercados de pulgas.

Maharishi Mahesh Yogi

Sus biógrafos aseguran que estudió “física y matemáticas” en la Universidad de Allahabad, pero como ningún Mahesh Prasad Varma estuvo nunca matriculado en dicha casa de estudios. Cuando su maestro murió y no lo nombró sucesor, Mahesh decidió ponerse por su cuenta y fue primero a Uttar Kashi, donde vivió del fervor popular por los hombres santos o saddhu que plagan la zona, con lo cual es legítimo decir que no ha hecho ni un solo día de trabajo honrado y real en toda su existencia, con una vocación de parásito social. Hacia 1955–56 empezó a dar “conferencias” en el sur de la India y descubrió que en eso tenía un enorme éxito, con lo que las “invitaciones” (pagadas) para que hablara se multiplicaron.

Su lanzamiento a internacional fue en noviembre de 1957, cuando habló en el Congreso Vegetariano Mundial explicando que con la meditación podría convertirnos a todos en vegetarianos.

En poco tiempo ya vivía y comía gratis con sus adeptos. En breve, el Maharishi (llamado “the giggling guru” o “el gurú de las risitas”, porque constantemente soltaba risitas al hablar con la prensa, probablemente porque no podía contener la risa con la idea de que tantos se estuvieran tragando cualquier bobada que se le ocurriera soltar) tenia chofer, comida de primera y casa con los que iba “iniciando” al mayoreo, y con el tiempo locales para poner sucursales de su negocio. Cuando se necesitó demasiado dinero para cumplir los deseos del Maharishi de tener centros dedicados a sus ideas, algunos propusieron cobrar por verlo, pero otros se preocuparon de que quienes no tuvieran dinero no pudieran “iluminarse”. Relata Mason algo que vale la pena citar literalmente:

… Se acordó que el pago por la iniciación se relacionaría con los ingresos. En octubre de 1955, Bal Brahmachari Mahesh había declarado: “El camino es recto y la entrada es gratuita”. Pero en 1959 se llegó a establecer una cuota del salario de una semana, al parecer según el principio de “A la tierra que fueres, haz lo que vieres”.

Obviamente, desde el principio el Maharishi se ocupó de “iluminar” preferentemente a los ricos y famosos. Una semana del salario de una estrella de Hollywood “regenera el espíritu” e “ilumina” bastante más que una semana del salario de un carpintero.

Algunos de los caprichos del Maharishi son notables, como su gusto por el jugo de uva… Lo peculiar no es el gusto por esta bebida en particular, sino que le gustaba que se la pelaran y exprimieran (cada uva para hacer el jugo), y pasó un tiempo antes de que aceptara un jugo industrializado.

Hacia 1960, el Maharishi inventa la historia de incorporar “la ciencia” a las enseñanzas tradicionales, poniendo las bases para innumerables estupideces sobre “cuántica” y “ayurveda” que han hecho multimillonario a Deepak Chopra y que son la coartada de numerosos charlatanes. En Alemania dice que sus enseñanzas son las mismas que las de Cristo y Buda, con lo que aumentaba notablemente el número de clientes (es decir “iniciados”) potenciales.

En 1962 publica el libro pretenciosamente titulado El descubrimiento de la “energía nuclear vital”, una farsa mísitica que pretende explicar el cumplimiento de la teoría de la relatividad del doctor Einstein, sublime tontería que reproducen numerosos vendedores de mierda supersticiosa actuales. Inventa además dos cuentos para brutos. El primero es que hay un Plan Divino para la humanidad, y que él es el encargado de hacer realidad tal plan para salvar a la humanidad. El segundo es el cuento de los “mantras”.

Un “mantra” es una serie de sílabas o palabras que uno repite hasta la saciedad como parte del proceso de “meditación” en las versiones orientales de esta práctica. En la realidad, aunque la meditación funciona para relajarlo a uno, en el proceso importa un rábano si uno repite o no un mantra.

Pero el Maharishi inventó un sistema bastante ingenioso para mantener el asombro de sus seguidores. Según esto, cada discípulo recibía un “mantra” personal e intransferible (como una tarjeta de crédito mística) que, sin embargo, perdería su fuerza mística si se revelaba, era un secreto entre la inocente víctima y su “maestro” de meditación. Lo asombroso es que si uno se muda, o el maestro se va de juerga, o simplemente durante un viaje quiere dejarle algo de dinero a alguno de los bazares mísiticos del Maharishi, el “maestro” que le toque sabrá “mágicamente” cuál es “su mantra único, singular, personal e intransferible”, lo cual sin duda impresiona.

Pero se ha descubierto que los mantras son los mismos para todas las personas de cada grupo de edad y sexo, como lo han determinado documentos presentados en los tribunales en casos contra la organización del gurú.

Así, según grupo de edades, los mantras son (o solían ser): 12–13 Em, 14–15 Enga, 16–17 Ema, 18–19 Aing, 20–21 Aim, 22–23 Ainga, 24–25 Aima, 26–29 Shiring, 30–34 Shirim, 35–39 Hiring, 40–44 Hirim, 45–49 Kiring, 20–21 Aim, 50–54 Kirim, 55–59 Sham, 60-en adelante Shama.

En 1963 publicó Science of Being and Art of Living, donde volvía al cuento de que integraba los Vedas con la ciencia moderna. A fines de ese año inventó que, además de la vigilia, el sueño y el sueño profundo (o REM) había un cuarto estado de conciencia ampliada, un quinto, la “conciencia cósmica”, y hasta un sexto, la “conciencia de Dios”. Como funcionó, tres años después inventó un “séptimo estado” de la conciencia el “Conocimiento supremo”. En 1963 también dijo que al meditar se podía cambiar la realidad física alrededor del meditante, algo que derivó en el inexistente Efecto Maharishi, el cual proponía que si un mínimo porcentaje de la población mundial practicara sus creencias, el crimen, enfermedad, y todo mal disminuirían también -spoiler alert- no sirvió.

En 1966 agregó un adjetivo a su forma de meditación, que ahora era, “meditación trascendental”, lo que vendía muy bien. La “meditación trascendental” supuestamente manejaba una cosa inexistente llamada el “campo trascendental”, algo así como el “campo magnético” o el “campo gravitacional”, pero referido a la conciencia cósmica y que, por tanto, regía o dominaba a todos lo demás (esto sería clave de sus afirmaciones más descabelladas en años posteriores).

The Beatles

El encuentro con Los Beatles ocurrió en agosto de 1967, en un hotel de Londres. El Maharishi no tardó en darse cuenta de que la fama delirante del grupo podía darle un enorme impulso.

Maharishi… what have you done?
You made a fool of everyone

Pronto, el gurú estaba usando el nombre de los Beatles sin permiso, según relata Peter Brown, anunciando que irían a sus programas de televisión y exigiéndoles dinero, entre el 10 y el 25% de sus ingresos anuales, entregados en la famosa cuenta suiza. Este interés crematístico puso a los jóvenes músicos en guardia, y el ídolo finalmente se derrumbó cuando, en Rishikesh, el Maharishi intentó abusar en privado de Mia Farrow, arrimándose lascivamente después de una sesión privada de meditación, lo que horrorizó a la joven actriz, que salió huyendo de las instalaciones del Maharishi.

Los Beatles rompieron con el Maharishi. Cuando éste les preguntó por qué, Lennon le contestó: “We’re leaving, If you’re so fucking cosmic, you’ll know why.” (“Si eres tan pinche cósmico, sabrás por qué”), y Lennon narra que en ese momento el Maharishi lo miró como diciendo “Te voy a matar, bastardo”, un instante de ira que lo desenmascaraba a ojos del poco educado pero muy perceptivo músico.

De vuelta en casa, Lennon escribió la canción “Maharishi”, aunque sus abogados, temiendo una demanda del gurú, que entre sonrisa y risitas, era bastante avaricioso y peligroso, le recomendaron que no usara el nombre. Así, en 1968 nacía “Sexy Sadie”.

El Maharishi aprovechó al máximo la popularidad que le dio el ser “el gurú de Los Beatles” y el que los medios, como es habitual, dieran poca difusión a la ruptura con la banda y a sus motivos.

Se instaló definitivamente en los Estados Unidos (aunque su central financiera está en Holanda) y sus planes florecieron. Compró una universidad, puso un partido político (el “Partido de la Ley Natural”, presente en unos 80 países) como quien pone una tienda, tiene una empresa de construcción (Maharishi Global Construction, que hace edificios que crean “felicidad, armonía y prosperidad”), una empresa de arquitectura (Maharishi Vedic Architecture, que diseña edificios que también producen, se supone, “buena salud, felicidad, armonía familiar e iluminación”), restaurantes que hacen “comida ayurvédica” supuestamente adaptada a las necesidades del comensal, fundó el “Servicio de consultoría corporativa astrológica” que ahora parece estar inactivo, pero en el que uno podía hacer consultas por 150 euros, pero el negocio de la astrología védica sigue.

Hay muchos más, pero el negocio más raro del Maharishi es, sin duda, su Yogic Flying Club o club de vuelo yóguico, en el que le cobra a la gente por enseñarle a levitar, para lo cual usaba fotografías trucadas. El tema le costó 138 mil dólares en 1987 cuando perdió un juicio contra un hombre que lo demandó por no enseñarle a volar.

Y eso mencionando sólo de paso cómo atrajo a Deepak Chopra y cómo este famosísimo vendehumos se peleó con el Maharishi por cuestiones de dinero abriendose paso por sí mismo, atendiendo igualmente a los ricos y famosos para ganar dinero con mentiras salpicadas de falsedades sobre la “cuántica” y demás, como buen discípulo (de verdad) del Maharishi.

Volviendo a Chopra…

Chopra ha comparado el universo con una “realidad sándwich” que tiene tres capas: el mundo “material”, una zona “cuántica” de la materia y la energía, y una zona “virtual” fuera del tiempo y el espacio, que es el dominio de Dios, y de la cual Dios puede dirigir las otras capas. Chopra ha escrito que los cerebros de los seres humanos están “cableados para conocer a Dios”, y que las funciones del sistema nervioso humano son espejo de la experiencia divina.

Contradicción e incongruencia

Cuando fue confrontado por Richard Dawkins en 2007, Chopra dijo, en un despliegue de contradicción contra sus postulados originales, que usó el término cuántico como una metáfora cuando se habla de la curación y que tenía poco que ver con la teoría cuántica de la física la cual desconoce abismalmente.

Chopra, es conocido por usar conceptos de física cuántica para hablar del alma, la salud, y la conexión entre nuestro cuerpo y el universo (en realidad, cualquier cosa la quiere explicar con conceptos de física cuántica), sin embargo basta escucharlo para darse cuenta que el tipo nada sabe de lo que dice conocer y sus discursos parecen ser construidos eligiendo palabras al azar.

Y es precisamente en este rubro de cosas que el Dr. Tom Williamson (también conocido como el Canario Escéptico) diseñó un software que toma palabras al azar para generar “frases de Chopra”). Según Williamson, se ha dicho que los pensamientos y tweets de Deepak Chopra son indistinguibles de un conjunto de palabras sólidas y profundas puestas juntas en un orden aleatorio, en particular los tuits etiquetados con #cosmisconciousness. Su página web wisdomofchopra.com tiene como objetivo poner a prueba esa aseveración. Cada ‘cita’ se genera a partir de una lista de palabras que se pueden encontrar en la serie de Twits de Deepak Chopra colocadas al azar en una oración. Solo se requiere pulsar la liga “RECEIVE MORE WISDOM”.

¿Es realmente confiable La Biblia?

No.

Expandiré el porqué…

Porque un compendio de libros basados en mitos de pastores de cabras semi-analfabetas de la edad de broncee y campesinos que no sabían el origen de la lluvia seguramente debe tener todas las respuestas del universo.

El literalismo bíblico es un concepto que deriva de la visión teológica de que en el contenido de la Biblia no existe error y debe ser visto como literalmente verdad, en lugar de ser interpretado como una alegoría, literatura o mitología. Principalmente mitología.

El literalismo es la base de varias posiciones pseudocientíficas diferentes, como el Creacionismo de la Tierra Joven, la teoría del diluvio y el geocentrismo.

La creencia en la inerrancia de la Biblia requiere que uno ignore enormes cantidades de descubrimientos de la ciencia moderna y su evidencia de apoyo, y reemplazar las explicaciones comprobables y racionales con diferentes versiones de “Dios Lo Hizo”. 

Literalismo, inerrancia e infalibilidad

Es importante distinguir entre los conceptos relacionados, pero independientes de la literalidad bíblica: la inerrancia bíblica y la infalibilidad bíblica. Algunos se utilizan indistintamente en función de a quién se le pregunte. Pero por definición estricta, y por razones de precisión, son diferentes. Esto se debe a que muchas bases doctrinales de diferentes denominaciones cristianas y sectas organizadas requieren que sus miembros vean la Biblia como “infalible”, pero no admiten interpretaciones literalistas como el creacionismo.

Literalismo bíblico. Un enfoque literalista significa que uno lee la Biblia de una manera simple y directa, tratando de discernir las intenciones literarias del autor o autores. Los literalistas bíblicos creen que los autores originales de la Biblia fueron inspirados por el Espíritu Santo y que redactó la escritura en varios géneros y estilos de acuerdo con la época. Por lo tanto, los literalistas bíblicos aceptan que, por ejemplo, la poesía y la alegoría en la Biblia son literalmente ciertas, pero no necesariamente escritas como si de un documento histórico se tratara. Ellos examinan las circunstancias de escritura para determinar cómo se debe entender.


Inerrancia bíblica. Esta descansa sobre la base falaz de que la Biblia sencillamente no contiene ningún error. Hay una diferencia sutil pero importante entre esta y la precisión histórica dado que las historias se pueden interpretar como alegóricas pero su significado sigue siendo cierto.

La infalibilidad bíblica. Es la posición menos radical. Sostiene que la Biblia es una fuente infalible sobre cuestiones de fe y de la redención, pero no en las cuestiones de la ciencia y la historia. Estas personas pueden estar dispuestas a aceptar los hechos científicos, como la evolución, por ejemplo, como verdad.
La interpretación actual de estas cuestiones depende más de las diversas denominaciones y escuelas teológicas de pensamiento.

Las personas que se adhieren a la literalidad no cuestionan su religión, si no que tienden hacia una aceptación simplista de lo que se les dice. Aunque con frecuencia los literalistas afirman haber leído la Biblia, al cuestionárseles es claro que rara vez se han puesto a pensar en todas las posturas de ese libro, incluyendo las miles de inconsistencias o la evidencia de que su Dios es caprichoso y violento. Para sostener tal posición, ya sea requiere una confianza excesivamente desarrollada y evitar los efectos de la disonancia cognitiva.

Una de las razones para el literalismo bíblico es la necesidad de coherencia y de proteger las ideas que son fundamentales para su propia ideología religiosa. Por ejemplo, si uno fuera a tomar la historia del Génesis, como alegórica, entonces, ¿Qué detiene a esa persona de tomar las palabras de Jesús y los Diez Mandamientos como alegóricos, y no la palabra directa de Dios? La gente que piensa de esta manera también tienden a ser los que tratan de encontrar defectos en las teorías científicas como la evolución y declaran que un único fallo invalida todo el sistema (falacia del talón de Aquiles).

Además, algunos cristianos argumentan que se trata de un hecho necesario de la vida que dudar de la propia religión y todas las cosas que uno aprendió de la familia es el paso más importante que uno puede tomar para vivir la vida de un cristiano modelo. Muchos cristianos educados (nota: “muchos” en relación al número que se infiere, ya que realmente existen muy pocos cristianos educados) que no creen en la literalidad bíblica sostienen que la interpretación literal de la Biblia, es fundamentalmente erróneo, una excelente excusa para invalidar desde su punto de vista al dios genocida del antiguo testamento en favor del mesías del nuevo testamento, que más bien es una invención grecorromana. 

Inerrancia e infalibilidad de la Biblia

La Biblia no se refiere a sí misma como una unidad, ni podría hacerlo, ya que sus últimos libros fueron escritos antes de que los concilios de la iglesia compilaran el canon de las Escrituras. Lo más cerca que la Biblia trata de hacer una auto-referencia y una pretensión de infalibilidad es, por ejemplo, 2 Timoteo 3: 16–17, que dice “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Tengamos en cuenta que “la Escritura” en este pasaje se refiere, al antiguo canon judío y lo que se añadiera, en general, como texto canónico a posteriori.

Pasar de “inspirada por Dios” a “sin error en un solo detalle” es un salto “lógico” (“lógica” creyente)realizado en tiempos relativamente recientes. En caso de que una deidad omnipotente haya querido establecer una doctrina de infalibilidad, el pasaje de 2 Timoteo fácilmente podría haber indicado que “la Escritura es infalible, inerrante y debe ser considerada como totalmente exacta en cada detalle histórico”, en lugar de hacer una declaración general acerca de ser “útil”.

Además, la frase “palabra de Dios”, en referencia a la Biblia, es un concepto reciente y extra-bíblico. “Palabra de Dios” aparece en el Evangelio de Juan y se entiende que se refiere a Dios , no a “la Biblia” o cualquier canon previamente compilado de las Escrituras.

Los literalistas bíblicos insisten en una interpretación literal del Génesis. Sin embargo, varios Padres de la Iglesia, entre ellos San Agustín, son constancia de que no se debe interpretar ese libro bíblico de manera literal, y los cristianos ortodoxos son aparentemente libres para disentir sobre el asunto. De haber sido tan “integral” el literalismo bíblico para la Iglesia en los primeros días, seguramente habrían torturado a aquellos hombres por herejes en lugar de canonizar a la mayoría de ellos. Ni siquiera los reformadores tomaron la Biblia en el sentido más literal, ciertos escritores calvinistas utilizan un método alegórico de interpretación.

Refutando al libro La vida: ¿Cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación? de la Watchtower

La vida: ¿Cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación? es un libro creacionista de 255 páginas escrito o adjudicado al ya fallecido Frederick William Franz, ex líder de los Testigos de Jehová y editado en 1985 por la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania.

Es un libro lleno de mala ciencia, errores no involuntarios, contextomías, propaganda religiosa y mentiras descaradas. Es un libro que destila anti-evolucionismo y los Testigos de Jehová lo publicitan como un documento que ha sido concienzudamente investigado y que tiene bases científicas.

Refutando las falacias

En realidad, todo el libro ya ha sido refutado y, cualquiera que sepa acerca de la teoría de la Evolución o que haya leído “El origen de las especies”, de Darwin, sabrá distinguir las verdades a medias, las mentiras y los embustes declarados. Todas las argumentaciones del libro se conocen hoy como argumentos zombie, es decir, argumentos muertos (por haber sido refutados una y otra vez), pero que los han resucitado con la esperanza de que alguien los crea como argumentos científicos legítimos.

Cuestiones importantes sobre los Testigos de Jehová:

  1. Los Testigos de Jehová son creacionistas de tierra antigua, es decir, a diferencia de los creacionistas de la Tierra Joven, sí aceptan una Tierra antigua, sin embargo, son anti-evolucionistas; no aceptan el origen de las especies partir de antepasados comunes. Los Testigos de Jehová interpretan cada “día” de la creación del Génesis como un período de tiempo más largo que 24 horas.
  2. Este libro es el material de cabecera que usa esta secta en su campaña para luchar contra la Teoría de la Evolución.

La definición deshonesta de Evolución, según los Testigos de Jehová es: Evolución orgánica es el nombre que se da a la teoría que afirma que el primer organismo vivo se desarrolló de materia inanimada. Entonces, al reproducirse — se dice — se transformó en diferentes clases de organismos vivos, y al fin produjo todas las formas de vida vegetal y vida animal que han existido hasta ahora en la Tierra. Se dice que todo esto se logró sin la intervención sobrenatural de un Creador.

  1. Los Testigos de Jehová no se involucran en asuntos políticos, así que es improbable que ellos presionen la enseñanza del “creacionismo científico” en las escuelas.
Al final termina siendo un libro tan malo como los de Cuauhtémoc Sánchez

En su página web aparece este texto en promoción de este libro anticientífico y deshonesto:

El libro está dividido en dos partes principales. La primera parte muestra “los problemas con el argumento de la evolución”, en un esfuerzo por demostrar que el creacionismo es verdad (algo que es lógicamente inválido). La última parte del libro revela los verdaderos motivos qué este se propone. En el último capítulo “¿Qué elección debe hacer usted?” dice:

Material Sensible: Foto REAL del Diablo, aquel llamado Satanás

De este modo, se puede ver que los motivos del libro son mostrar, básicamente, que la teoría de la Evolución es obra de Satanás.

Al dar un primer vistazo, se puede ver que el libro carece de verdadero contenido informativo. Está escrito basándose en uno de educación básica. Encima de la mitad del libro se muestran cuadros bastante coloridos, junto a un texto. Se copian citas pequeñas en los márgenes de las páginas, como: “La evidencia científica primaria es lastimosamente una pequeña serie de huesos” (p.85), y “¿Por qué sobreviven aún los monos y simios “inferiores”, por qué no sobrevive un solo “hombre-mono superior?” (p.84)

Este argumento, sorprendentemente común, refleja diversos niveles de ignorancia sobre la evolución. El primer error es que la evolución no enseña que los humanos desciendan de los monos; esta establece que tanto humanos como simios tienen un ancestro común . El error más profundo es que esta objeción es equivalente a preguntar, “¿Si los niños descienden de los adultos, por qué aún existen adultos?” Las nuevas especies evolucionan por ramificación de las ya establecidas, cuando las poblaciones de organismos llegan a aislarse de la rama principal y adquieren suficientes diferencias para permanecer distintas por siempre. La especie parental pude sobrevivir indefinidamente de allí en adelante, o puede llegar a extinguirse.

Las imágenes de la vida en la Tierra se pintan como nobles, maravillosos, a la supuesta imagen de Dios. Un cuadro de estos es particularmente cómico, el de la página 33, en el que se muestran los animales que se crearon en sexto día, exactamente iguales a como se ven hoy en día (muestran un elefante, una jirafa, un oso, un perro, un tigre, un conejo, y una vaca, todos modernos y conviviendo). Otro cuadro cómico está en la p.34, con una pintura de Adán y Eva en el Jardín del Edén.

Notar a Eva con maquillaje.
  • Capítulo 1, “la vida… ¿Cómo empezó”? simplemente es una introducción y contiene poca información útil. El creacionismo no es realmente una ciencia, sin embargo, intenta demostrar que la evolución tampoco lo es porque, según ellos, nadie puede “realmente decir” lo que ocurrió en el pasado. Nada nuevo.

El capítulo 2. Es particularmente notorio el uso deshonesto de citas. Citando fragmentos selectivos de referencias, el capítulo hace aparecer a la Biología evolutiva como una ciencia a punto de derrumbarse. Esto prepara el camino para el resto de argumentos destinados a “refutar” la evolución en el libro. La mayoría de las citas sólo se están refiriendo a preguntas de cómo ocurre la evolución y sobre el tiempo y modo de la evolución, en ninguna se cuestiona el hecho de que la evolución halla ocurrido.

  • El capítulo 3, “¿Qué dice Génesis?, es especialmente cómico. Aparentemente ésta es su “Teoría Científica del Creacionismo”, en la que se nota que ellos no sostienen que toda la vida se creó en seis días literales de 24 horas. Más bien, ellos dicen que cada “día” del Génesis podría abarcar milenios. Sin embargo, yo he escuchado decir a algunos Testigos que los dinosaurios murieron durante el diluvio, y qué Jehová empezó a preparar la Tierra para la vida hace un 48,000 años (implicando que toda la vida se ha creado dentro de 48,000 años), debido a su interpretación de un “día” Bíblico como 7,000 años. Sin embargo, ellos creen que el hombre sólo tiene 6,000 años de antigüedad sobre la Tierra.
  • El capítulo 4, “¿Pudiera originarse al azar la vida?” contiene los argumentos de probabilidad usuales contra la abiogénesis. Después hacen parecer que la teoría de la evolución depende de una teoría de abiogénesis para poderse completar (lo que no hace falta); aquí citan “La Evolución desde el espacio” de Hoyle y anexan un cuadro de probabilidades de Impacto. Los argumentos en este libro se basan en el supuesto de que la vida para empezar debe requerir de una célula moderna con ADN, proteínas, enzimas, etc. No se da ninguna idea sobre la evolución de la célula a partir de los elementos más simples.

El capítulo 5, “Lo que sí dice el registro fósil”, afirman que la evolución predice:

Formas de vida muy simples que aparecen gradualmente

Formas simples que gradualmente cambian haciéndose complejas

Muchos “eslabones” de transición entre diferentes tipos

Los comienzos de nuevos rasgos corporales, como extremidades, huesos, y órganos.

Después, subestimando y descuidando los hechos con respecto a la probabilidad de fosilización de un organismo, ellos hacen parecer que no existe ninguna forma de transicional. Notablemente, atacan la evolución del caballo, asumiendo erróneamente que la evolución del caballo es progresiva, gradual y continua y que consiste en el reemplazo de un “tipo” de animal por otro (de Eohippus a Equus).

  • El capítulo 6, “Lagunas enormes… ¿Las puede salvar la evolución?” expone las diferencias en vertebrados, a saber, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Es un ejemplo del típico argumento de Nosotros no entendemos cómo un ala, pico, cáscara de huevo, etc…, podría haberse desarrollado, por consiguiente no pasó. En particular, argumentan que Archaeopteryx no es un fósil transición entre los reptiles y las aves, porque tiene plumas y no escamas. Por supuesto, no señalan las características reptilianas del esqueleto de Archaeopteryx, porque es evidencia contraria que ellos no quieren discutir.

El capítulo 7, “Los “hombres-monos”… ¿Qué eran?” En esta parte, intentan demostrar que ninguno de los homínidos tempranos eran transicionales o ancestros del Homo sapiens. Insisten en el hombre de Piltdown (el cual fue un fraude, pero que fue desenmascarado como tal por científicos reales y no creacionistas), y la especulativa naturaleza de las diferentes representaciones de los artistas sobre diferentes cráneos antiguos en la vida real, mientras ignoran las tendencias en el agrandamiento del cerebro, el cambios en los dientes, y los cambios en la forma de la cara. También resulta notable, el dibujo de la página 94 del cráneo de un Australopithecus, un chimpancé, y un cráneo humano. El cráneo del chimpancé no es dibujado con precisión; ¿Dónde están los grandes dientes puntiagudos?

Dibujado por “un científico prominente”. Así, el científico que sea, de donde sea, sin nombre ni título.

También, intenta desacreditar las dataciones con radiocarbono que dan edades mayores de 6,000 años para restos humanos, usando los puntos de vista de Robert Gentry, un creacionista que afirma que el mundo fue creado en seis días (haciendo parecer que lo toman de una reputada “revista científica” vea Pág. 96), cosa que ya refuté aquí. también intenta explicar los homínidos más tempranos como razas degeneradas de Homo sapiens.

  • Capítulo 8, “las Mutaciones — ¿Una base para la evolución?” Aquí usan uno de los peores argumentos que se puedan encontrar en el libro entero. En primer lugar, hacen parecer que todas las mutaciones son deletéreas. En realidad, hay un espectro de mutaciones, que van desde las deletéreas, las neutrales a las beneficiosas. Además, una mutación que es deletérea en un ambiente podría ser ventajosa en otro. Luego, ellos usan este argumento que se basa en una conjetura falsa.

Este argumento no es aplicable, porque nosotros estamos tratando con poblaciones, no con los individuos. Tal como los programas de la computadora muestran los trabajos de la selección natural. Ningún evolucionista está diciendo que un organismo cualquiera consigue 1000 mutaciones buenas de repente y evoluciona “ascendentemente”. Más bien, las especies desarrollan relativamente pocas mutaciones, y con el tiempo, aquellas que son ventajosas a la supervivencia se propagan a través del pool genético (el pool genético hace referencia a todos los genes presentes en una población). Los mutaciones neutras se distribuyen por casualidad, y los deletéreos se seleccionan en contra (con la muerte del organismo que porta el gen deletéreo).

El resto del libro se consagra a demostrar la existencia de Dios usando el argumento del diseño. Los siguientes capítulos hablan sobre el maravilloso Universo, las condiciones en la Tierra que hacen posible la vida, el diseño de los seres vivos (ignorando, por supuesto, el mal diseño de muchos seres vivos), las adaptaciones animales, el instinto, y finalmente, el “Milagro Humano”. Entonces el libro entra en el capítulo de “¿Por qué muchos aceptan la evolución?”, y “¿Puede confiar usted en la Biblia?” Después de establecer las “razones” de porque la gente cree en la evolución, y la inerrancia de la Biblia, empiezan a enseñar sus doctrinas sectarias (resurrección, la vida eterna en la tierra, etc.) e intenta convencer al lector a que llegue a convertirse.

¿Está el petróleo hecho de dinosaurios?

Este mito debe ser desmentido cuanto antes

La respuesta corta es NO, el petróleo no está hecho de dinosaurios. Es un mito persistente y hasta cierto punto molesto. El Dr. Kenneth Lacovara, con quién alguna vez tuve una pequeña conversación, lo explica de la mejor manera posible en su libro Why Dinosaurs Matter?” (¿porqué importan los dinosaurios?) . Tal vez esta idea viene de oídas en el colegio, incluso pudo haber aparecido en algún libro o revista popular, y hasta haber sido diseminada por personas con un supuesto grado de conocimiento geológico. El meme de internet (meme no desde el punto Dawkins, sino desde la vulgarización de la palabra) citado arriba es común en varias formas, y textualmente dice Si el petróleo está hecho de dinosaurios descompuestos, y el plástico está hecho de petróleo, ¿son los dinosaurios de juguete producto de dinosaurios reales? La respuesta, empero, es NO.

El petróleo ha estado con nosotros más tiempo que este concepto errado. Por ejemplo, en China, los Szechuan extraían petróleo y gas natural usando pipas de bambú diseñadas para que pasara a las casas con el objetivo de proveer calor e iluminación. En el siglo XVIII las calles del antiguo Baghdad estaban pavimentadas con asfalto, que está hecho de petróleo. Y el petróleo ha sido usado por décadas para sellar la madera de algunos barcos. Nadie en aquellas épocas, infería erróneamente que el petróleo tenía alguna relación con los dinosaurios porque no sabían siquiera de su existencia.

La humanidad debe el saber de dinosaurios a Richard Owen y su investigación, en la cual agrupó a estos reptiles bajo el superorden Dinosauria. Con esto, entendamos que el mito que relaciona petróleo y dinosaurios tiene connotaciones relativamente modernas.

La mayoría de las personas que escuchan la palabra fósil piensan inmediatamente en dinosaurios. Sin embargo, los combustibles fósiles son producto de otras entidades biológicas del pasado, incluso más remoto. Nunca hubo suficientes dinosaurios en el planeta como para generar las reservas de petróleo que conocemos. Además, los dinosaurios, al ser animales terrestres, estaban en un medio poco adecuado para convertirse en petróleo, el petróleo proviene de organismos marinos en descomposición.

Los dinosaurios son un sello distintivo del pasado. Probablemente haciendo gala de puro marketing, la gente de Sinclair Oil Corporation decidió jugársela de esta manera para su campaña comercial. Explico: En 1930 la imagen de un Brontosaurus comenzó a ser usada por Sinclair Oil como logo corporativo, la gente amó esta idea. En la feria de 1933 Century of Progress World’s Fair en Chicago, se montó una gran exhibición que incluía un set de nueve figuras de dinosaurios en tamaño real y un entorno recreando al Mesozoico. Hasta un total de 16 millones de personas vieron la exhibición. Sinclair publicó un libro sobre dinosaurios en 1934, y ahí comenzó la relación entre dinosaurios y petróleo, con la falsa premisa de Sinclair sobre las reservas de petróleo y la formación de estas durante el Mesozoico.

Bob Strauss desarrolló este contexto histórico sobre Sinclair para ThoughtCo.com y añadió parte de la explicación sobre el origen del petróleo.

Entonces, si no es de los dinosaurios ¿De dónde proviene el petróleo?

El petróleo, gas natural, y carbón se formaron a partir de biomasa, que es plancton animal y vegetal, además de bacterias unicelulares que evolucionaron en el planeta Tierra hace unos tres mil millones de años. Durante milenios, capas de sedimento se entremezclaron, así como plantas, algas, y bacterias. El calor y la presión se intensificaron y debido a este incremento, el material se convierte en petróleo o gas natural dependiendo de la consistencia de los agentes biológicos que compongan dicha masa, sean animales marinos, fitoplancton, algas, o grandes grupos de bacterias.

Durante milenios, miembros de estas enormes colonias de seres vivos murieron y se hundieron hasta el fondo del mar donde tras descomponerse, acumularon sedimento de forma gradual y en capas. Las capas de sedimento se volvieron cada vez más pesadas y gruesas con el paso de los milenios (aquí actúa la gravedad para mantener el interior del sedimento sellado de alguna forma y ejercer presión al núcleo) hasta que las bacterias atrapadas al interior se “cocinaron” por decirlo así, debido a las altas temperaturas y la presión que hizo al material mezclado de esta biomasa adquirir dicha textura de hidrocarburo líquido.

Strauss nos da nota también de lo qué sucedió con el carbón y su formación. Los depósitos que conocemos de carbón se formaron durante el periodo Carbonífero, valga la redundancia, hace aproximadamente unos 300 millones de años, lo que es alrededor de 75 millones de años antes de la aparición por evolución de los primeros dinosaurios. Este carbón se formó cuando densos bosques y selvas fueron sepultados por capas de sedimentos tras catástrofes naturales, movimientos telúricos, y reacomodo de placas tectónicas, haciendo que la estructura química y fibrosa propia de su materia los “cocinara” pero esta vez como carbón y no como algún combustible líquido debido a las diferencias en la consistencia de la biomasa original.

Hablando científicamente, todos los plásticos están constituidos por biomasa, el petróleo está compuesto por fitoplancton y zooplancton, ergo, biomasa. Todos los polímeros están basados en materia orgánica, el petróleo y el gas son orgánicos y no contienen fósiles sino masa de otros seres vivos acumulada y recompuesta.

Tal vez no sea tan emocionante como los dinosaurios, pero las bacterias, plancton, y algas son los verdaderos agentes que originan el petróleo y gas natural. Todos los plásticos son básicamente bioplásticos. Cuando una compañía está vendiendo la idea de plásticos hechos a partir de plantas o algas, en realidad, está replicando un proceso que la naturaleza ha realizado por milenios, sólo que a una velocidad mayor por los procesos industriales.

Conclusión

Los dinosaurios son un tipo de ser vivo, terrestre, cuyos sedimentos no son capaces de convertirse en petróleo o gas natural, este mito perpetrado por el marketing detrás de algunas empresas, sólo demuestra que la gente en general no sabe realmente mucho de dinosaurios, más allá de lo que suelen ver en cine y TV. Ahora, sin ánimos de romper ilusiones sino presentar hechos, no voy a negar la belleza de los dinosaurios de plástico y dejo a continuación algunas fotos de mis dinosaurios personales.

Mortalidad

Una tarde de invierno, Sasha Sagan de seis años se acercó a Carl, su padre, y, dada la curiosidad natural humana que busca responder de forma natural cualquier duda, le preguntó sobre sus padres (Los de Carl Sagan). Ella conocía a sus abuelos maternos y convivía regularmente con ellos, pero nunca experimentó algo parecido con los abuelos Sagan.

–”Papá, ¿Por qué no conozco a tus papás como a mis otros abuelos?”

Para la hija menor de un hombre dedicado a divulgar el conocimiento científico, no existía nadie mejor que el propio padre, Carl Sagan, para explicarle porqué llovía, porqué debía ir a la escuela o cómo se formaba un arcoíris. Todas las preguntas que alimentan las ansias de cualquier niño en su descubrimiento del mundo, eran respondidas por él con amor y la misma fascinación por la naturaleza que su padre plasmó durante toda su vida.

Ante la interrogante repentina de Sasha, Sagan (que solía tomarse un par de segundos para pensar las respuestas más convenientes y ajustarlas a la comprensión infantil de su hija) miró a la pequeña y respondió con un tono de melancolía:

–”Porque murieron”

La inocente Sasha pudo percatarse del cambio en el semblante de su padre, que después de un profundo suspiro, sonrió al mirarse reflejado en las enormes pupilas de la niña. Ella lo observó con detenimiento, atención y una desbordante curiosidad, misma que caracterizó al escritor de “Dragons of Eden” (1977) durante toda su vida. Carl afirmó que no había nada que deseara más en el mundo que ver a su madre y a su padre de nuevo, pero que no tenía ninguna razón ni prueba para creer que podría ser así y por lo tanto, no podía caer en la tentación de un autoengaño.

Hoy es el 15 aniversario de la muerte de mi abuelo. Durante el resto del tiempo que conviví con él, me dio lecciones que se convertirían en la guía de la vida adulta.

Mi abuelo me enseñó que R2-D2 no se llamaba “Arturito”, que Thor era un dios Nórdico y no sólo un personaje de Marvel, y que llamar “los tres reyes magos” al cinturón de Orión era prosaico. Me enseño a escuchar a Mozart, Beethoven, Rachmaninoff, y, claro, uno de sus favoritos, Wagner, antes de caer en la tentación de la música de moda en cada década (ahora escucho con nostalgia la música popular de aquella década, los 80’s con gran fervor, más tengo la formación musical para apreciar a los clásicos por sobre todo). Me enseñó a cuestionar los dogmas de fe, de creencias magufas populares, me enseñó a amar a los dinosaurios y cómo es que la evolución es el camino a las diversas formas de vida.

Hoy que se cumplen 15 años de la muerte de mi abuelo, tras una falla cardiaca que muy probablemente yace en mis genes también y en un futuro derive en mi despedida, haré un recorrido fugaz entre los subtítulos de conocimientos que me legó, de aprecio por mis raíces, y de culto al heroísmo mesiánico sin la necesidad de un mesías.

Ateísmo

“La esencia de la mente independiente no yace en lo que piensa, sino en cómo piensa” -Christopher Hitchens.

Mi mamá tuvo una auto-revelación sagrada, a su parecer, por la cual desde pequeña sintió admiración por una tía, hermana de mi abuela, que era Testigo de Jehová. Creciendo con esa idealización hacía un tío que cualquier niño puede tener, se obsesionó con dicha rama cristiana hasta que, teniendo yo seis años, optó por comenzar a congregarse con ellos. Esto derivó en ciertas luchas entre ella y mi abuela -evangélica anglicana- (vivíamos con mis abuelos en un hermoso departamento ovetense en aquel año de 1989) por demostrar que su fe era la correcta. Ante mi observación, en una ocasión en la que dialogaban sobre su visión particular de la mitología judeocristiana, pregunté a mi abuelo sobre la religión que profesaba. El respondió se ateo, y más allá, escéptico. Mi abuelo tenía cierta formación científica. Interesado siempre en la divulgación y, médico de carrera; trató de enseñarme Geografía con un globo terráqueo italiano de los años 60, Paleontología por mi obsesivo gusto infantil por los dinosaurios, Biología para comprender mejor lo anterior y por ende, la evolución de las especies. Tras su respuesta, tanto mi madre como mi abuela le pidieron que no dijera eso. Él me apartó días después para explicarme qué era ser ateo. En sus palabras, era no creer que dios existía porque ninguna evidencia podría sostenerlo, y ser escéptico, me explicó, era no dar por sentada la existencia de cosas incomprobables, inmedibles, imposibles, como los fantasmas (en los 80’s también tenía una obsesión con los Cazafantasmas), la Atlántida, la percepción extrasensorial, la magia, las posesiones demoniacas que terriblemente narraban con lujo de detalle los escritos religiosos, y un largo etcétera. Me estaba colocando en la antesala de “El Mundo y Sus demonios” sin saberlo. Y la relación con Sagan era imperiosa paso a paso.

Cosmos

Los domingos por la noche daban en algún canal de televisión que no recuerdo “Cosmos” con Carl Sagan.

Recuerdo que mi abuelo veía el programa fervientemente mientras yo estaba por ahí, como cualquier crío, ora dibujando dinosaurios, ora jugando con juguetes ochenteros; y mi oído con la atención y obsesión características del Asperger escuchaban el TV a lo lejos. Invariablemente yo hacía algunas preguntas sobre lo que oía, y mi abuelo hacía el mejor esfuerzo por contestarlas, lo que me llevó a, episodio tras episodio, dejar de lado las actividades pueriles y prestar atención al televisor. Ahí, en 1989, crecí con Carl Sagan en la pantalla, y esto llevó a ver otros programas culturales, o documentales sobre animales. Recuerdo claramente que un jueves tras volver de la escuela y hacer los deberes, mientras daban algún programa cómico barato en algún canal de la televisión, la transmisión se interrumpió para anunciar la caída del muro de Berlín. Era jueves 9 de Noviembre.

Alemania

Y yo sabía dónde estaba Berlín. Y Bonn, y München. El globo terráqueo italiano también había servido para aprenderme divisiones políticas y capitales, pero entre todo esto, recuerdo una extensión de territorio enorme llamada “Unión Soviética”. Ese nueve de Noviembre estaba viendo su caída.

No es de extrañar mi heredada pasión por lo alemán, pues mi abuelo innumerablemente nos contó historias sobre como, al abandonar su hogar siendo un niño, un educado caballero alemán de nombre Helmut y apellido desconocido le dio refugio, le enseñó sobre su país y el porqué tuvo que abandonarlo durante la segunda guerra mundial (y el periodo que coincidió con la Guerra Civil Española), le enseñó a admirar y apreciar a BeethovenNietzscheGoethe, y Leibnitz. A BeckenbauerMüllerSeller; y a descubrir la historia del LohengrinNeueschwanstein, y hasta el origen de los Playmobil (Famobil en la España ochentera).

Coleccionismo

Playmobil fue una línea de juguetes muy socorrida en aquella época. Formaban parte de la falda del árbol navideño cada año, y casi hacían su aparición en cualquier salida al supermercado. Fuera un set individual, o colectivo, los Playmobil eran representaciones de diferentes carreras y oficios sin ser un personaje establecido, lo que llevaba a desarrollar la imaginación. Tuve vaqueros, policías, bomberos, doctores, astronautas y mis favoritos medievales. Varios de estos sets fueron cortesía de mi abuelo.

Pero no solamente me regaló Playmobil. Parte de mi colección aún conserva piezas de época, que fueron regalos de mi abuelo. Un He-Man con armadura, unas miniaturas de “El Rey León”, algunos dinosaurios pre-Jurassic Park, un Batman que fue a buscar a los kioskos fuera del cine en pleno 1989, tras la efervescencia de la película de Tim Burton, o un Care Bear que aún conservo y que, erróneamente, a los tres años, elegí sobre algo de Star Wars (él trabajó para la empresa que sacó las fotografías de varias líneas de juguetes para los cartones de los países de habla hispana a principios de los ochentas).

También me regaló otro montón de juguetes que con el paso del tiempo fueron perdiéndose o quedando olvidados. De entre esos particularmente me duelen dos cosas: Una colección de aviones, tanques, y vehículos de la segunda Guerra Mundial. Sí, originales de los años cuarenta. Uno de niño de verdad que puede ser muy idiota, y, un reloj Mido costosísimo que la vida otrora elegante y acomodada le había permitido darse, y él, en su infinito amor de abuelo, me regaló un día tras beber unos whiskeys (como a bien haría Hitch).

Autoaprendizaje

Con ese reloj aprendí también dos cosas importantes, a aceptar el cambio, la pérdida, y las consecuencias de la propia estupidez (lo perdí en una inundación ligera del bodeguín donde guardaba mis juguetes); pero también a que uno es capaz de sobreponerse y lograr lo que se desea, de ser siempre lo que uno quiere ser sin importar nada. Eso me volvió, junto con todo lo demás explicado, un gran autodidacta, cuestionador, y derivó en algo que agradezco hasta ahora, probablemente aprendido por él entre la educación de Herr Helmut y ese arrojo alemán del sigo XX… Ser lo que uno quiera y no encasillarse en un camino.

Mi abuelo fue fotógrafo, dibujante, médico, hizo sus primeras incursiones en la informática arcaica al inventar un sistema de diapositivas muy previo a Power Point y hasta un robot que cumplía tareas muy básicas (como Santiago Alarcón).

Gracias a esa educación es que yo logro obtener empleos sumamente satisfactorios, pues, lejos de encasillarme en un aspecto, me adapto a lo que el mercado laboral requiere. Y me gusta la buena vida. Así aprendí inglés, programación, alemán (y otros idiomas), y lo que los trabajos dominantes me hayan demandado en su momento. Y jamás he sido echado por no saber cumplir con mi puesto en alguna empresa (de hecho, siempre ha sido por motivos de conducta).

Cuestionarse y Experimentar

Entre esos lapsos de desarrollo académico personal, algo que aprendí, y puedo presumir me ha salvado la vida a mí o a mis seres queridos, es medicina. Y no quiero decir que sea un médico autodidacta, no, no y no. Eso sería algo sumamente pretencioso en un campo académico que requiere demasiada dedicación. Pero he aprendido a definir, aislar, y agrupar síntomas. A observar y experimentar con estos y con otras condiciones humanas, a conocer qué sustancias sirven para apaliar algunos de estos síntomas y hasta con qué especialista derivar en los casos que salen de mi alcance. Curiosamente en un laboratorio donde mi esposa trabajó hace años, establecí una competencia de diagnóstico con un médico del lugar. Decidí dejar de contar mis diagnósticos correctos en su contra cuando el marcador iba 7–0. Logré identificar los síntomas de un ataque asmático en mi sobrina antes de que fuera tarde, y poder recomendar el uso de Salbutamol para, literalmente, hacerla respirar una madrugada. Hice una micro-cirugía para extraer un vidrio enterrado en un pie. diagnostiqué -incluso contra el diagnóstico errado de Influenza por una doctora local- SARS-COV2 en mi persona y supe tratar los síntomas sin tener que ir al hospital, incluso pude reducirlos cuando la tos ya presentaba sangre, justo la Noche de Brujas del año pasado, con un aura de historia de Edgar Allan Poe.

Incluso 14 años después de su muerte, en 2020, el legado de mi abuelo, Rolando O. Dordellie, de alguna forma, salvó mi vida.

“Diré simplemente que aquellos que ofrecen falso consuelo son falsos amigos” – Christopher Hitchens

Homínidos, seres unicelulares, y evolución

Evidencia genética demuestra que hay trazas de ADN Neanderthal en el Homo Sapiens moderno.

Hace unos 3,500 a 3,800 millones de años, la vida se presentó en la tierra, comenzó a darse a partir de aminoácidos básicos que dieron forma, debido a una sucesión de eventos desconocidos, a los primeros seres unicelulares. Es un hecho que desconocemos qué circunstancias propiciaron la evolución de dichos aminoácidos en células, sin embargo, podemos asegurarnos debido a la observación, como parte del método científico, que la evolución ha ido en constante avance desde aquel entonces. Es un hecho científico. La adaptación, selección natural, y migraciones han propiciado desde el origen de la vida en la tierra la evolución de las especies. Es la alimentación también un importante factor a tomar en cuenta, ya que la adquisición de energía es imperativa para sustentar la vida. De una forma muy burdamente explicada, los primeros seres unicelulares adquirían energía y realizaban mitosis para reproducirse. La evolución es en parte un proceso que mediante la adaptación busca simplificar las cosas: La reproducción, la alimentación, la transmisión de características únicas (herencia), y un largo etcétera. Por medio de la evolución, se facilitan los procesos para que los seres vivan mejor adaptados a su entorno, así pues, los seres del reino vegetal comenzaron a adquirir su energía del sol, por medio de un proceso llamado fotosíntesis. La evolución llevó a los siguientes seres, del reino animal, a adquirir sus fuentes de energía, ergo alimento, ingiriendo plantas que ya habían sintetizado esa energía, y más adelante se presentaron seres animales cuya alimentación provenía de otros animales. Así, la evolución hizo que estos encabezaran la cadena alimenticia al adquirir su energía ya sintetizada de otros seres vivos. Cada periodo geológico, observamos la aparición y desaparición de miles de formas de vida diferentes, cuyos mecanismos de alimentación y reproducción se ven mejor respecto a los seres vivos de periodos previos. No es de extrañar que los mamíferos y entre ellos los homínidos, sean de aparición bastante reciente en el árbol de la vida, mientras que seres unicelulares, marinos básicos, y plantas, sean mucho más anteriores. Esto nos lleva a racionalizar sobre los mitos que la humanidad a generado durante su existencia y por medio del pensamiento crítico y la lógica, ayudar a clarificar, en pleno siglo XXI, las ideas retrógradas de la humanidad.

Es probable que el hombre de Neanderthal haya sido el primero, debido al volumen cerebral y las capacidades cognitivas, en realizar cuestionamientos profundos sobre la muerte y el más allá. Esa proto-mentalidad, propició la conservación de la especie (aunque se extinguió frente al Sapiens, las trazas de ADN Neanderthal en la humanidad moderna indican una evolución del mismo), el sentido tribal y de entorno, y por medio de migraciones y adaptación, así como de la reproducción y cruza entre especies; la evolución que desembocó en nosotros: Homo Sapiens. El hombre de Neanderthal, al ver morir a los suyos, y a los animales alrededor, al ver al sol ir y volver, al ver patrones formados en las estrellas, se dio a la tarea de pensar. En una época de innegable ignorancia e inocencia, el Neanderthal creó mitos devenidos de la observación. Por ejemplo, el más allá.

Los hermanos Bouyssonie, prominentes católicos, descubrieron en 1908 restos neanderthales con unos 50,000 años de antigüedad en una cueva situada en La Chapelle-aux-Saints, Francia. De acuerdo a sus hipótesis, la posición del cuerpo (fetal) y ciertos artículos, como herramientas, que se encontraban en la zona donde fue encontrado, indicaban que había sido enterrado siguiendo un protocolo, un proceso de forma intencionada. Ahondando en dichas observaciones, se deduce que quienes formaron aquel entierro y ritual tenían capacidad de pensamiento simbólico, mágico, y veían una posibilidad de vida después de la muerte. El hecho de que estos hermanos provinieran del clero católico, y ciertas dudas sobre sus técnicas arqueológicas, causaron dudas entre la comunidad. Parecía que ante la aplastante evidencia de la evolución, su trabajo intentaba demostrar que el humano, incluso en sus formas ancestrales, era capaz de creer en algo y adorar dioses. No estaban tan errados, sin embargo, parte de la evolución misma radica en ese tipo de pensamiento mágico. Si bien es notorio que una cosa parece estar peleada con la otra, al parecer no es así. Y no estoy emitiendo ningún juicio a favor de la existencia de dioses, sino todo lo contrario. Explico: El hecho de que la humanidad, los homínidos pre-humanos (en el estricto sentido “Homo Sapiens”), tuvieran la concepción de las divinidades como creadores y protectores, les dio ante sí mismos un aura de especialidad que ayudó a fomentar la perpetuación y reproducción de la especie. Así, los homínidos comenzaban, debido a su inteligencia, a sentir un halo de superioridad sobre otros seres vivos, y debido a esa misma inteligencia, creaban historias y mitos respecto a porqué eran especiales. Porque, según el pensamiento del Neanderthal, era posible que fueran producto de una creación divina. Gran paradoja. La creación del pensamiento mágico ayudó a perpetrar la especie de la mano de otro gran enemigo de la religión: El sexo.

La evolución conserva características de las especies que ayuden a su existencia y expansión, o bien, encuentra en mutaciones y cambios, el camino para que la vida se abra camino. Los primeros seres unicelulares se reproducían por mitosis celular, sin embargo, con la evolución de las especies se dio la reproducción sexual. En primer instancia, este tipo de reproducción fomenta la recombinación de características positivas entre individuos que puedan ser heredadas, mejoradas, o que puedan subsistir entre otras características negativas. La reproducción y la evolución no son perfectas, la perfección nace del pensamiento mágico religioso y no es una característica existente entre los seres vivos, así, los defectos pueden ser heredados, al igual que las enfermedades o la propensión a adquirirlas. En segunda instancia, los cuerpos de los seres vivos que experimentan reproducción sexual han adquirido características tales como la atracción hormonal, la capacidad de hacer ritos de apareamiento, como lo hacen las aves y hacían los dinosaurios, las feromonas y, el que nos atañe como seres humanos, el placer sexual. El placer genital deriva tras miles de años de evolución, con un único objetivo: Al no estar los humanos atados a periodos específicos de “celo” reproductivos como otras especies, la naturaleza propició la evolución de ciertas características que hicieran del medio de reproducción, el sexo, algo sumamente deseable. Es por ello que el placer se convirtió en un gran aliciente para que la especie se pudiera reproducir.

Con esto queda establecido que la vida en la tierra se ha dado en periodos de tiempo muy largos, explicaré como con los isótopos radioactivos se puede determinar la edad de los fósiles encontrados. Es química y física en su mejor expresión, no está en tela de juicio ni es una hipótesis más, ni puede ser aplastado o ignorado por ideas de la edad de bronce.

La datación radiométrica, datación radioactiva o datación por radioisótopos es una técnica utilizada para datar materiales como rocas, minerales y restos orgánicos, en los que se incorporaron de manera selectiva impurezas radiactivas cuando se formaron. El método se basa en la comparación de la abundancia de un radionucléido de ocurrencia natural dentro del material con la abundancia de sus productos de descomposición, que se forman a una tasa constante de desintegración conocida.​ El uso de la datación radiométrica fue publicado por primera vez en 1907 por Bertram Boltwood — a partir de una idea ya avanzado por el británico Ernest Rutherford en 1905 — y ahora es la principal fuente de información sobre la edad absoluta de las rocas y otras características geológicas, incluida la edad de las formas de vida fosilizadas o la propia edad de la Tierra, y ​​también se puede utilizar para datar una amplia gama de materiales naturales y artefactos antiguos.​ Al permitir el establecimiento de escalas de tiempo geológicas, proporciona una importante fuente de información sobre las edades de los fósiles y las tasas deducidas de cambio evolutivo.

​ Entre las técnicas más conocidas están la datación potasio-argón, la datación uranio-plomo y la datación por radiocarbono (basada en la desintegración del isótopo carbono 14), comúnmente utilizada para la datación de restos orgánicos relativamente recientes, de hasta 60 000 años.

Los diferentes métodos de datación radiométrica varían según sea la escala de tiempo en la que son precisos y de los materiales a los que se pueden aplicar.

Toda la materia ordinaria se compone de combinaciones de elementos químicos, cada uno con su propio número atómico, que indica el número de protones en el núcleo atómico. Además, los elementos pueden existir en diferentes isótopos, con cada isótopo de un elemento difiriendo en el número de neutrones en el núcleo. Un isótopo particular de un elemento particular se llama nucleído. Algunos nucleídos son inherentemente inestables. Es decir, en algún momento en el tiempo, un átomo de tal nucleído sufrirá un decaimiento radioactivo y se transformará espontáneamente en un nucleído diferente. Esta transformación se puede lograr de varias maneras diferentes, incluida la desintegración por emisión de partículas alfa y la desintegración beta por emisión de electrones, emisión de positrones o captura de electrones. Otra posibilidad es la fisión espontánea en dos o más nucleídos.

Si bien el momento en el que un núcleo particular se desintegra es impredecible, una colección de átomos de un nucleído radiactivo decae exponencialmente a una tasa descrita por un parámetro conocido como vida media, generalmente dada en unidades de años cuando se estudian las técnicas de datación. Después de que haya transcurrido una vida media, la mitad de los átomos del nucleído en cuestión se habrán desintegrado en un nucleído “hijo” o producto de desintegración. En muchos casos, el nucleído “hijo” en sí mismo es radioactivo, lo que resulta en una nueva cadena de desintegración, que finalmente termina con la formación de un nucleído “hijo” estable (no radioactivo); cada paso en tal cadena se caracteriza por una vida media distinta. En estos casos, generalmente la vida media de interés en la datación radiométrica es la más larga de la cadena, que es el factor limitante de la velocidad en la transformación final del nucleído radioactivo en su “hijo” estable. Los sistemas isotópicos que han sido explotados para la datación radiométrica tienen vidas medias que van desde solo unos 10 años (por ejemplo, Tritio) hasta los más de 100 mil millones de años (por ejemplo, el Samario 147)

Para la mayoría de los nucleídos radiactivos, la vida media depende únicamente de las propiedades nucleares y es esencialmente una constante. No se ve afectado por factores externos como la temperatura, la presión, el entorno químico o la presencia de un campo magnético o eléctrico.

La precisión de un método de datación depende en parte de la vida media del isótopo radioactivo involucrado. Por ejemplo, el carbono 14 tiene una vida media de 5,730 años. Después de que un organismo haya estado muerto desde hace 60,000 años, queda tan poco carbono 14 que no se puede establecer una datación precisa. Por otro lado, la concentración de carbono 14 cae tan abruptamente que la edad de los restos relativamente jóvenes se puede determinar con una precisión de unas pocas décadas.

Si un material que rechaza selectivamente el nucleído hijo se calienta, cualquier nucleído hijo que se haya acumulado a lo largo del tiempo se perderá por difusión, lo que pondrá a cero el reloj isotópico. La temperatura a la que sucede esto se conoce como temperatura de cierre o temperatura de bloqueo y es específica de cada material en particular y sistema isotópico. Estas temperaturas se determinan experimentalmente en el laboratorio mediante el restablecimiento artificial de los minerales de muestra utilizando un horno de alta temperatura. A medida que el mineral se enfría, comienza a formarse la estructura cristalina y la difusión de los isótopos es menos fácil. A cierta temperatura, la estructura cristalina se ha formado lo suficiente como para evitar la difusión de isótopos. Esa temperatura es lo que se conoce como temperatura de cierre y representa la temperatura por debajo de la cual el mineral es un sistema cerrado para los isótopos. Por lo tanto, una roca o masa fundida ígnea o metamórfica, que se está enfriando lentamente, no comienza a mostrar una disminución radiactiva mensurable hasta que se enfríe por debajo de la temperatura de cierre. La edad que se puede calcular por datación radiométrica es, por lo tanto, el momento en que la roca o el mineral se enfriaron hasta la temperatura de cierre.

La datación uranio-plomo (U-Pb) es uno de los sistemas más antiguos ​ y refinados de datación radiométrica. Se puede usar para datar rocas que se formaron y cristalizaron ​ desde hace 1 millón de años hasta 4,500 millones de años con precisiones dentro del rango de porcentaje de 0,1–1%,. Se ha logrado un margen de error de 2–5% en las rocas mesozoicas más jóvenes.

Estableciendo que la vida en la tierra ha pasado por procesos de adaptación a lo largo de millones de años, que la evolución ha propiciado la aparición de seres vivos cada vez más complejos, que la misma evolución ha hecho que la alimentación y reproducción sean canales absolutos para existencia, expansión, y adaptación de los seres vivos, nos da a entender algo de forma muy clara y sencilla. ¿Porqué un dios todopoderoso, cuya magia puede desafiar las leyes de la física, tendría que ser la respuesta al origen de la vida en la tierra? En el pasado dios era la respuesta para lluvias y sequías, tornados, terremotos, inundaciones, existencia, y demás, un largo etcétera. Día a día la ciencia ha descubierto la respuesta a estas interrogantes, y la respuesta correcta jamás ha sido dios. ¿Porqué habría de serlo para la vida en la tierra? Más profundamente, ¿porqué un ser todopoderoso cuya magia puede ignorar las leyes naturales, no simplemente creó de forma perfecta la tierra, a los seres vivos más avanzados de una vez, sin pasar por esos largos periodos de adaptación y por seres unicelulares tan básicos? ¿Qué utilidad tendrían dentro de un “plan perfecto” para crear máquinas inertes de adoración (humanos) las cianobacterias? ¿Porqué no simplemente crear un sistema de respiración perfecto? ¿Porqué todos los seres vivos comparten una serie de características como las extremidades en los cuadrúpedos, los órganos internos, los tipos de reproducción, etc? Era más fácil para un ser todopoderoso y mágico ignorar esas leyes y crear a voluntad seres perfectos. Saltarse pasos fundamentales para la vida como la alimentación y su posterior excreción, la reproducción, etc. Y qué decir de mitos como aquel que indica que el ser humano era perfecto hasta que desobedeció, cuando el simple hecho del andar bípedo es producto de una imperfección evolutiva.

Ahora sí, habiendo asentado los factores que determinan la fiabilidad de la evolución y lo arcaico del pensamiento mágico, vayamos a analizar en próximos artículos cuestiones comunes y malas concepciones, como el famoso y altamente ignorante “es sólo una teoría”.